26 de Feb de 2020

Nacional

Familia Portugal se siente burlada

PANAMA. Perdón es una palabra de seis letras que a muchos le cuesta pronunciar.

PANAMA. Perdón es una palabra de seis letras que a muchos le cuesta pronunciar.

Esto le ha sucedido al gobierno de Martín Torrijos que se ha negado a pedir perdón por la tortura y muerte de Heliodoro Portugal, ocurrida en mayo de 1970, como establece el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

A pesar de que el ministro de Gobierno y Justicia, Dilio Arcia presidió un acto solemne para hacer cumplir la sentencia, el perdón nunca llegó.

El disgusto de Patria Portugal -hija de Heliodoro- no se hizo esperar, se le avalanzó al ministro Arcia, quien quedó rodeado por ella y otros familiares de los desaparecidos durante la dictadura militar.

“No escuché pedir perdón, no solamente por Heliodoro Portugal, sino por las víctimas de la dictadura militar”, expresó Patria.

“Aquí hubo muchos desaparecidos, muchas muertes que no han sido investigados”.

“La sentencia establece que el Estado Panameño no solo tiene que reconocer la desaparición y tortura de Heliodoro Portugal, sino pedirle perdón a sus familiares”.

“Estoy desconcertada por lo que está pasando, yo entré contenta, porque pensé que todo iba a ser correcto como debe ser, pero definitivamente el gobierno se burló de nosotros”.

Portugal también cuestionó la ausencia del presidente Martín Torrijos en este acto solemne.

Mientras que el ministro Arcia, visiblemente perturbado por la situación dijo que el Estado Panameño cumplió con el fallo de la CIDH, emitido el pasado 12 de agosto de 2008.

Según Arcia en la declaración que hemos leído el Estado Panameño asume todas las responsabilidad e inclusive con el pago de 256 mil dólares por los daños físicos y morales causados a la familia Portugal.

Por su parte la procuradora de la Nación, Ana Matilde Gómez calificó como positivo el acto solemne convocado por el gobierno a nombre del Estado panameño para reconocer las virtudes de Heliodoro Portugal

“Esto consolida la democracia, fortalece la institucionalidad y le dan a los ciudadanos una esperanza de que vivimos en un país con apego estricto a la legalidad”, dijo la Procuradora.

Gómez no descartó que las puertas queden abiertas, para que el presidente Martín Torrijos le pida perdón a la familia Portugal