Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Nacional

Antena, centro de pugna en Parque Lefevre

PANAMÁ. La instalación de torres para telefonía celular cerca de las áreas residenciales de la ciudad capital y del interior de la Repú...

PANAMÁ. La instalación de torres para telefonía celular cerca de las áreas residenciales de la ciudad capital y del interior de la República es motivo de disgusto y preocupación de los moradores, porque devalúa las propiedades por el impacto visual que tienen y por temor a que pueda afectar la salud.

¿Qué sucede cuando en menos de cuatro días una torre la instalan muy próxima a una residencia? Aunque parezca mentira esto le sucedió al arquitecto Carlos Clement, mientras estuvo con su familia en la playa durante los días de Carnaval.

Una semana antes de los carnavales, Clement sintió que en la parte trasera de su vivienda estaban trabajando con unas máquinas y tras indagar qué estaban haciendo, le dijeron que iban a instalar una bomba de agua porque se les inundaba el terreno.

Desde el jueves 19 de febrero el arquitecto se fue con su familia a la playa y al regresar el jueves 26, se encontró que a tan solo seis metros del límite de su residencia habían levantado una torre de aproximadamente 40 metros de alto.

La Resolución 2161 permite que se instale una torre, a seis metros de una casa y a 50 metros de una escuela u hospital.

Esto lo ha obligado a reunirse con el corregidor, con el representante de Parque Lefevre, Manuel Jiménez y por último a acudir legalmente a la Corte Suprema de Justicia, porque después de haber hecho un avalúo de su propiedad el costo ha disminuido por lo menos a 750,000 dólares.

LA ZONIFICACIÓN

En 1981 se hizo la Urbanización Heritage, ubicada entre Calle Primera y Calle Cuarta en Parque Lefevre. Los moradores de este sector pidieron la primera zonficación que se utilizó en el país que fue la R1-E (especial). Esto significa que solo se podían hacer residencias y no casas en hilera, duplex o casas de tres altos.

Familias conocidas e influyentes como los Alemán Zubieta, Humbert, Arrocha, Tapia, Galindo, Cardoze y Clement hicieron el área exclusiva.

"Todos los años verifico si hay cambio de uso de suelo para no verme afectado por una casa de apartamentos, pero lo que nosotros solicitamos en principio se ha mantenido.

Lo que le ocurrió al arquitecto Clement también le ha ocurrido a varias familias humildes y de clase media de este país, toda vez que colocan antenas sin consulta ciudadana y violan normas de salud y de urbanismo.

Producto de la instalación de estas antenas comunidades como Boquerón y San Andrés en Chiriquí; de Altos del Sol, Buena Vista, Buenos Aries y San Francisco de Santiago de Veraguas; El Copé y La Pintada, en Coclé; de San Antonio y Guadalupe en La Chorrera; de Las Acacias, Bello Horizonte, Juan Díaz, Cerro Viento, Altos de La Calzada, Samaria, Villa Zaíta, Alcalde Díaz, Gonzalillo y la 24 de Diciembre, en la ciudad capital, han acudido al Ministerio de Salud y a la Defensoría del Pueblo, han hecho protestas en las calles y en algunos casos las han cerrado.

PROLIFERAN LAS TORRES

En los dos últimos años en el país ha habido una proliferación de torres para telefonía celular. Actualmente se han instalado 1,386. La preocupación de los moradores de daños a la salud la descarta un estudio de medición de intensidad de campo, realizado por la Dirección Nacional de Telecomunicaciones de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), en donde se señala que las emisiones electromagnéticas que producen las antenas celulares no son dañinas.

Según el informe, los valores medidos se encuentran por debajo y dentro de los límites de referencia establecidos por la Comisión Internacional sobre la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes.

Juan Skvarca, experto en radiaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con sede en Ginebra, Suiza, aseguró en una ocasión que las antenas celulares no causan daño a la salud.

"En todo el mundo se han hecho mil 490 estudios siguiendo los protocolos científicos exigidos y en ninguno se ha demostrado que causen daño a la salud humana al estar expuestos a las ondas electromagnéticas por encima del valor permitido, que es de 40 voltios por metro cuadrado".