Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

El precio de un fracaso

PANAMÁ. ¿Qué pasará con los 700 mil dólares que recibieron los transportistas —$25 mil cada uno— de indemnización por la eliminación de...

PANAMÁ. ¿Qué pasará con los 700 mil dólares que recibieron los transportistas —$25 mil cada uno— de indemnización por la eliminación de los buses “diablos rojos”, para darle paso al Transmóvil?

Esta pregunta hasta el momento no la han respondido los directivos de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT).

El dilema surgió hace dos días, cuando los magistrados de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenaron suspender provisionalmente los efectos de la resolución N° 248JD-048 del 4 de diciembre de 2008, emitida por la ATTT, que declaró el estado de emergencia para la ejecución del Transmóvil.

Los magistrados Adán Arnulfo Arjona, Víctor Benavides y Winston Spadafora aclararon que este fallo no es determinante.

JUSTICIA

La decisión final respecto al tema en conflicto será abordada por la Sala Tercera, en sentencia de mérito, que habrá de expedirse en su momento, luego de que se hayan practicado y requerido todas las pruebas y argumentaciones de las partes.

El vocero de la ATTT, José Hernández dijo que “no haremos ningún comentario al respecto, porque aún no hemos sido notificados por la Corte Suprema de Justicia”.

Los informes oficiales revelan que 30 dueños de buses de diferentes rutas en la ciudad capital, recibieron 25 mil dólares cada uno en concepto de indemnización.

Sin embargo, Hernández considera que esto no afecta en nada, ya que estos vehículos fueron sacados del sistema obsoleto que opera en Panamá.

Por su parte, el dirigente del Movimiento de Bases Transportistas y Usuarios, Sergio Molina, dijo que nunca perdió la fe en la justicia panameña.

“El fallo es claro, de que el sistema de transporte no está en emergencia. Además, los transportistas hemos mejorado la flota de buses”, expresó Molina.

Actualmente, dijo Molina, hay una propuesta que consiste en comprar 1,500 buses urbanos y de lujo, a através de la empresa Blue Bird, con motores Caterpillar, que podría, según su criterio, solucionar en parte el problema del transporte.

SORPRESA

A Santiago Gómez, director ejecutivo del Grupo Q, empresa que fue recomendada por la Comisión Evaluadora de la Licitación a la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), para que se encargue de fabricar e importar de Brasil los primeros 420 buses Mercedes Benz 0500, le tomó por sorpresa el fallo de la Sala Tercera de la CSJ, que suspende provisionalmente el proyecto del Transmóvil.

El Grupo Q, por lo pronto, está consiguiendo el fallo para conocer sus alcances y analizar las medidas a ser tomadas.

Gómez manifestó su preocupación por cómo un proceso tan largo y para beneficio nacional, porque el sistema de transporte en Panamá es obsoleto e inseguro, haya quedado en nada.

El primer Mercedes Benz 0500 estaba programado para llegar a finales de abril y varias unidades más en mayo, pero con el fallo de la Corte de suspender provisionalmente el proyecto, la empresa tendrá que dejar hasta segunda orden la traída de estos vehículos.

La empresa, dijo Gómez, ha tenido gastos de preparación, trabajos y viajes de los ejecutivos a Brasil, representantes de la fábrica han venido a Panamá, además de los gastos que tuvieron para cumplir con los requerimientos de la licitación.

"Esto afecta la credibilidad de Panamá, porque es la tercera vez que un proyecto de transporte público se cae, así que no sé qué tan dispuestas van a estar en el futuro fábricas de primer nivel como Mercedes Benz, en apostar a proyectos donde al final todo queda en papeles", indicó Gómez.

El Grupo Q, que fue favorecido por la Comisión Evaluadora con una ponderación 83.30%, había ofertado para traer los buses, 79 millones 981 mil 240 dólares y había prometido rampas para los discapacitados. Una de las objeciones a la licitación es que sólo exige que el 10% de los buses que compraría el Estado deberán tener facilidades para discapacitados.