Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Nacional

Pruebas no coincidieron

PANAMÁ. La niña Angelis Mitre Castillo, en custodia de las autoridades ecuatorianas, no es la Mónica Milagros Serrano, secuestrada el 8...

PANAMÁ. La niña Angelis Mitre Castillo, en custodia de las autoridades ecuatorianas, no es la Mónica Milagros Serrano, secuestrada el 8 de febrero de 2003.

La información, revelada por la procuradora de la Nación, Ana Matilde Gómez, enfrió la corazonada que tenían los Serrano de que la pequeña panameña llevada a ese país fuese su hija.

Gómez, antes de dar a conocer los resultados envió su solidaridad a los padres de Mónica, y agregó que 14 marcadores genéticos no coincidentes determinan que la niña inscrita bajo el nombre de Angelis Mitre Castillo no es Mónica Serrano. Para efectos de la paternidad, dijo, se necesitan tres marcadores no coincidentes.

La procuradora agregó que el caso de Mónica Serrano es un caso abierto hasta que la niña aparezca. “Toca abrir un expediente para revisar el proceso de adopción de Angelis y determinar de qué forma salió de Panamá y verificar esto que ellos llaman regalo, donación o custodia de esa niña, señaló Gómez.

INCERTIDUMBRE LOS ARROPA

Durante dos días, en lo alto de una colina en Vista Alegre, los familiares de Mónica esperaban los resultados de la comparación del perfil genético de las pequeñas.

La noticia de que la pequeña Mónica vivía en ese país , bajo el nombre de Angelis Mitre, los mantuvo tomando café negro y ofreciendo vasos de refresco a los visitantes que subían la loma, escenario del secuestro.

La abuela Cecilia García aseguraba —al tiempo que lavaba la casa— estar confiada de que era su nieta, la que aquella tarde no encontró para vestirla porque iban a la fiesta de cumpleaños de un primo. Pensó verla en el cuarto de la letrina, donde se escondían los niños perdidos, hasta ese día.

Pocas cosas han cambiando en estos siete años. Los niños siguen yendo a la tienda con los productos anotados en papeles, y descalzos, mientras que las versiones del caso Mónica vuelan por todos lados, se cambian cuando pasan de boca en boca. Una que se mantiene tal cual es la de Perfidia, la madrina de la niña, quien da permiso para grabarla pero no para tomarle fotos. “Salgo muy cachetona, y ni siquiera mientras viví en Estados Unidos cuanto tenía 18 años me tomé una”, se justifica.

Mónica García, madre de Mónica manifestó que ella seguirá buscando a su hija. “Alguien debe saber dónde está porque no creo que se la haya tragado la tierra, así como se la llevaron, así mismo regresará a casa”, dijo García, muy afectada por la noticia.

Perfidia García, madrina de la pequeña, quien aún no asimila el impacto de la noticia, dijo que esperaba celebrarle el cumpleaños número 8 a su ahijada el 13 de julio, con una fiesta para los vecinos aunque tuviese que empeñar la casa, ya que en estos siete años de búsqueda su libreta está en blanco.