Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Nacional

Basura entre el caos y aumentos

PANAMÁ. Los 900 trabajadojores de aseo de la Dirección de Aseo Metropolitana (DIMAUD) —en su mayoría mujeres— del distrito capital reci...

PANAMÁ. Los 900 trabajadojores de aseo de la Dirección de Aseo Metropolitana (DIMAUD) —en su mayoría mujeres— del distrito capital recibirán a partir del próximo mes un aumento de 50 dólares mensuales.

El anuncio lo dio el alcalde Bosco Vallarino en un momento crítico para la Dirección Metropolitana de Aseo Urbano y Domiciliario (DIMAUD), porque la dependencia busca información para demostrar al Ministerio de Economía y Finanzas que el Estado le adeuda 29 millones en concepto de recolección de basura hospitalaria, barrido y servicio de recolección a áreas de extrema pobreza.

“Nadie le va a pagar a nadie sin que se demuestre que le debe, si no logramos demostrar que nos deben con documentos será difícil que nos paguen, aunque ellos tengan la disposición de pagarnos, aunque sea una parte de la deuda”, señaló Harmodio Montaner, jefe de DIMAUD.

“Si no hacen el pago en 90 días estamos en problemas para seguir trabajando”, anunció el funcionario.

Pero no toda la basura que se produce puede ser recogida. Montaner reconoce que cada día aumenta la cantidad de desperdicios, se recogen unas 800 toneladas de las mil 200 diarias, lo que significa que se quedan en las calles más de 400 toneladas de desperdicios.

Además de este tropiezo económico, la DIMAUD tiene que tirarle la toalla al Municipio de San Miguelito, que le paga un dólar por tonelada diaria que verte en Cerro Patación, cuando la DIMAUD paga doce dólares por tonelada.

“Parte de la deuda sale de la recolección de los desechos hospitalarios del Ministerio de Salud, que no es nuestra obligación, pero que hacemos porque ellos no cuentan con el equipo adecuado para ese trabajo; sin embargo no fue sino este año que el Estado aceptó darnos un pago de 166 mil balboas mensuales por este servicio”, aseguró.

Montaner afirmó que DIMAUD trabaja a un 30% de su capacidad real, ya que el equipo rodante de la dependencia está en una situación deplorable y en otras, inservible.