Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Nacional

Culebras y alacranes invaden Hogar

PANAMAÁ OESTE. Hace tres días, cuando los alumnos del décimo grado —cuarto año— del Hogar San José Malambo, de Arraiján, se disponían a...

PANAMAÁ OESTE. Hace tres días, cuando los alumnos del décimo grado —cuarto año— del Hogar San José Malambo, de Arraiján, se disponían a recibir sus clases, tuvieron que salir despavoridos del salón unos, otros se quedaron congelados del miedo a lo que se encontraron.

Una culebra los estaba esperando entre las bancas.

El invertebrado estaba extraviado de su hábitat natural, un gran herbazal en la parte de atrás de la sede del Tribunal Electoral —contiguo al hogar—, el cual por ser un terreno privado ha extendido sus dominios a falta de limpieza por parte de los dueños quienes no se ven por el lugar.

Este no ha sido el único visitante en el hogar, alacranes, ratones y otros rastreros y hasta corales que son altamente peligrosos parecen estar interesados en recibir las clases, invadiendo los salones.

A menudo ocurre que los escorpiones caen del techo en las camisas de los niños y niñas. Los maestros, por suerte, han tenido que desarrollar habilidades extracurriculares para matar a tiempo a estas alimañas.

Pero el problema no sólo se debe al herbazal. La basura también ha ganado terreno y con ello el riesgo de enfermedades contagiosas. En esta casa de la caridad actualmente residen 165 niños y niñas de distintas edades, otros 400 se suman al centro educativo los días de semana para estudiar.

Según la madre superiora, Sor Lourdes Reís, los vecinos de El Carrizal arrojan basura al costado del hogar, provocando que los roedores y alimañas lo utilicen como refugio. De hecho, la situación ha empeorado con las lluvias porque las culebras se ven obligadas a buscar nuevas guaridas para protegerse de las corrientes.

Sobre el herbazal cercano al Tribunal Electoral, Sor Lourdes sostuvo que hace tiempo nadie se apersona a limpiarlo. De este terreno es donde salen principalmente las culebras.

Y ante la amenaza con la que día y noche conviven, las encargadas del Hogar Malambo piden auxilio a las autoridades. “Estaremos entregándole una nota al alcalde para ver cómo nos puede apoyar con el costo de la recolección de la basura”, dijo.

Sor Lourdes detalló que mensualmente deben pagar 93 dólares por la recolección de los desechos. La tarea está a cargo de una concesionaria, pero le pedirán a la Alcaldía de Arraiján que se les exonere del cobro de este servicio. “Nosotros estamos prestando un servicio a la comunidad y no estamos lucrando. Uno de los derechos de los niños es la seguridad y salud”.

En la Alcaldía se informó que la directora del hogar debe tener pruebas y enviar una nota explicando la problemática a la corregiduría de Nuevo Chorrillo, para que se cite a los dueños del terreno y se decida darle una sanción.