Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Nacional

Huelga está cerca, el diálogo se aleja

PANAMÁ. Un diálogo entre el gobierno y la dirigencia del transporte se alejó, al no concretarse una reunión entre las partes.

PANAMÁ. Un diálogo entre el gobierno y la dirigencia del transporte se alejó, al no concretarse una reunión entre las partes.

Ayer, un intento por concretar la conversación no prosperó.

El dirigente de la Cámara Nacional de Transporte (Canatra), Dionisio Ortega, señaló que una invitación 'personal' del presidente Ricardo Martinelli es el punto de partida para una solución negociada del conflicto.

Mientras Ortega reiteraba su postura, un conato de incendio en el autobús con matrícula 8B-2162 parecía darle la razón a quienes adversan el paro transportista.

El conductor Eduardo Muñoz, relató que en el sector de El Parador en Pedregal, la máquina del vehículo comenzó a echar humo, pero su extintor estaba vacío, por lo que debió usar agua para controlar la situación.

Además, otro autobus, esta vez, llevado en una grúa, perdió las llantas en plena carretera, produciendo alarma entre los conductores.

“No sé cómo esta situación aún se produce, no hay seguridad para el usuario, y así estos transportistas quieren irse a una huelga”, expresó José Díaz, de la Asociación Nacional de Usuarios del Transporte.

Díaz llamó la atención tanto al gobierno como a la dirigencia del transporte, para que se sienten, pero “con una representación de los usuarios, como garantes de que la prestación del servicio será un compromiso real, serio, y no una manera de zafarse del verdadero problema”.

Pero el líder de la Canatra reiteró que asistirán al diálogo si la invitación viene “de arriba”; es decir, que “si él (Martinelli) nos llama o envía una nota solicitando el diálogo, nosotros responderemos positivamente a esta invitación”.

Un señalamiento en esa misma vía hizo el vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela, quien pidió a los transportistas rectificar su decisión y dialogar “para no afectar al pueblo panameño”.

La última huelga en el transporte urbano panameño se produjo en junio del año pasado, paralizando por 24 horas el servicio en el sector urbano.