Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Panamá azotada por lluvias y tormentas

PANAMÁ. La lluvia hizo de las suyas nuevamente. Ayer, a eso del mediodía, el cielo se oscureció y pocos minutos después la tormenta es...

PANAMÁ. La lluvia hizo de las suyas nuevamente. Ayer, a eso del mediodía, el cielo se oscureció y pocos minutos después la tormenta estaba en todo su apogeo.

Otra vez los paraguas quedaron sin sentido en medio de una coincidencia caótica, entre un fuerte aguacero, tormenta eléctrica y mareas altas.

Ya a eso de la madrugada de ayer, los expertos de la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) informaron a través del sitio web del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) que sobre Darién y el Golfo de Panamá había presencia de nubes que en horas de la tarde descargarían lluvias y actividad eléctrica.

Tras dos horas del aguacero incesante, Sinaproc activó la alerta debido a que ya comenzaban a tener reporte de daños y sobre todo porque el informe de ETESA revelaba al menos seis horas más de lluvia y mareas altas desde las cuatro de la tarde.

El jefe de operaciones del Sinaproc, Javier Castillo explicó que entre las afectaciones registradas, hubo caída de árboles, avenidas inundadas y varias casas afectadas por alcantarillas desbordadas en el sector este de la ciudad de Panamá donde se concentró la lluvia.

A pesar de que la ciudad estuvo con afectaciones moderadas, Sinaproc activó la alerta en Coclé, la Comarca Kuna Yala y la provincia de Colón, sin embargo en esta última se mantuvo el cielo nublado, pero no llovió.

La medida también se aplicó a las provincias de la Península de Azuero y Chiriquí con la que se buscó prevenir que las personas se aproximaran a costas y a lugares con tendencias a estar afectadas por inundaciones u oleajes.

La advertencia, a pesar de todo fue ignorada por algunas personas. Por ejemplo, en el corregimiento de Curundú en la vía Frangipani, un grupo de jóvenes se corría el riesgo de bañarse en la calle inundada, donde a duras penas podían transitar los carros; uno quedó atascado.

En este lugar, la Policía Nacional cuidaba que no se diera ningún caso de robo como los que se han dado en ocasiones anteriores, cuando delincuentes aprovecharon el mal tiempo para atacar.