Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Nacional

El CEN entre dos corrientes

PANAMÁ. En la reunión del Directorio Nacional del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la provincia de Santiago, no solamente se ...

PANAMÁ. En la reunión del Directorio Nacional del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la provincia de Santiago, no solamente se definirá la segunda vicepresidencia del CEN, sino también la ruta a seguir del partido.

La competencia ha sido feroz, entre dos bandos. La vieja guardia perredista que apoya a Denis Arce, y la juventud del colectivo que se inclina por Rogelio Paredes. En el camino, la tensión ha provocado denuncias y acusaciones.

Por ejemplo a Paredes lo acusan de simpatizar con el oficialismo. Mientras que Arce, diputado chiricano, es visto como la imagen del continuismo en el partido que el 3 de mayo pasado sufrió su peor derrota electoral en 20 años.

Pero hay mucho más en juego que un puesto en el CEN.

Actualmente hay siete integrantes en la dirigencia del partido, cada uno de ellos definidos por líneas distintas.

Mitchel Doens, Francisco Sánchez Cárdenas, Pedro Miguel González y Leandro Ávila pertenecen a la llamada línea dura, que hasta el momento mantiene el control del partido y que apoya a Denis Arce. De conseguir la segunda vicepresidencia, tendría mayoría dentro del CEN, (5 votos de 9).

El otro bando integrado por Benicio Robinson, Priscila Valenzuela y Carlos Pérez Herrera, apoya a Paredes.

La línea dura, según los análisis pondría al PRD más a la izquierda del mapa ideológico en el país, junto a Frenadeso, y les haría mantener una postura severa en críticas al gobierno.

Del otro lado, Paredes es visto como el representante de la sangre nueva en la dirigencia del colectivo opositor.

Cuenta con el apoyo de la juventud, pero es cuestionado por vínculos con el director de la CSS, Guillermo Saéz Llorens.

La figura de Paredes traería equilibrio en las decisiones del CEN.

La pugna se endurece pues los resultados recientes, incluso en los cinco meses que llevan en oposición, impulsan la presión desde las bases por un nuevo enfoque en el partido. Pero para saber eso todavía faltan 24 horas.