Temas Especiales

22 de May de 2022

Nacional

Dilema por no asegurados

PANAMÁ. La doctora Gloria Moreno de López, directora general de la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA), habla de las reformas a la ley d...

PANAMÁ. La doctora Gloria Moreno de López, directora general de la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA), habla de las reformas a la ley de la Caja de Seguro Social, documento que se encuentra a la espera de ser llevado nuevamente ante el Consejo de Gabinete.

Este documento, de 34 páginas fue rechazado por grupos de funcionarios, incluyendo los propios trabajadores de la CSS, antes de haber sido circulado entre los miembros de la Junta Directiva de la institución para su debate interno el pasado 12 de febrero.

Moreno de López, esta vez deja el tema de los decomisos aduaneros, para adentrarse en el tema de salud, empezando con la reforma de 1990 que según ella tuvo un alto costo político para el presidente de aquel entonces, Guillermo Endara (fallecido en septiembre de 2009).

“Nosotros encontramos ahí —Caja de Seguro Social— con una situación caótica desde el punto de vista económico y social”, dice la entonces legisladora.

Uno de los puntos conflictivos para ese cambio era la edad de jubilación y la cantidad de funcionarios que gozaban de dicho privilegio. “Es normal que una persona que está acostumbrada a jubilarse a los 50 años y seguir trabajando en la empresa privada no les gustó que se le aumentaran la edad de jubilación”.

Sin embargo, lamenta Moreno de López, los panameños aceptaron satisfactoriamente la reforma del 2005, bajo la administración de Martín Torrijos Espino, “que si bien los dejó trabajar, una cosa de locos, permitir que una persona no se jubile a determinada edad”.

Lo anterior, dice la funcionaria, perjudica a la masa de trabajadores jóvenes, que con el desarrollo tecnológico de los últimos años viene con mucho más empuje, “vienen aventajados con nosotros”.

CAMBIOS, PARA ATRÁS

Pero la situación por la que pasa la CSS en estos años Moreno de López se la reclama a las decisiones tomadas por los gobiernos sucesivos. “La reforma de 1990 era para que la CSS no tuviera problema en 20 ó 30 años, pero lamentablemente los políticos después, por ganarse al pueblo echaron algunas modificaciones para atrás”.

Según la doctora el pueblo no se dio cuenta de que le disminuyeron el monto de la jubilación, porque en 1990 lo que se decía era que no iba a haber jubilación anticipada, pero la persona se jubilaría no, a los 50 si no a los 55 años, las mujeres y los hombres a los 60, en vez de 55, pero el monto quedaba igual.

Con la reforma de la Ley 51 —la actual— el gobierno pasado le dio la potestad de seguir trabajando, pero les fue aumentando la cuota cada cinco años, de tal forma que se ha vuelto una carrera poder jubilarse.

TAREA DEL MINSA

Los primeros discusiones sobre las reformas a la Ley 51 se centraban en quién tendría que darles la atención médica a los beneficiarios de la CSS. Sobre este punto, Moreno de López, recuerda que todo comenzó cuando el general Omar Torrijos incluyó a los beneficiarios dentro de la atención que brindaba la CSS. “El general actuó de forma irresponsable”, señala.

La funcionaria dice enfáticamente que desde ese entonces el Ministerio de Salud (MINSA) se lavó las manos sobre la responsabilidad de dar cobertura médica a los no asegurados.

“Las personas que no pagan Seguro Social deben ser atendidas por el Ministerio de Salud, y yo espero que las autoridades de Salud actuales tengan el suficiente valor para volver a la ley anterior, porque de lo contrario el Seguro no tiene, bajo ningún punto de vista, solución posible”, sentencia.

JUSTIFICACIÓN

Guillermo Sáez Llorens, director de la CCS, presentó este primer paquete de reformas ante el Consejo de Gabinete como una medida para lograr mayor agilidad en el trabajo administrativo de la Caja, y según estos cambios no afectaban a los trabajadores ni a los funcionarios de la institución, razón por la cual no sometió el documento a consulta interna antes de llevarlo a las manos del presidente Ricardo Martinelli.