Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Nacional

En pedazos, bienes de CSS

PANAMÁ. Una de las áreas más codiciadas de la ciudad, la Calzada de Amador, alberga también una postal descolorida que contrasta con aqu...

PANAMÁ. Una de las áreas más codiciadas de la ciudad, la Calzada de Amador, alberga también una postal descolorida que contrasta con aquella belleza natural de árboles y su franja rocosa custodiada por las olas del mar: las casas derruidas patrimonio de la Caja de Seguro Social (CSS).

Sobre esta calzada están las 13.5 hectáreas que destinó la entonces presidenta Mireya Moscoso en el 2002 como un aporte a los 120 millones de dólares que requería el aumento a los jubilados en aquella fecha.

Esos terrenos y casas, al igual que el hospital de Clayton, que actualmente alberga las oficinas administrativas de la CSS, serían el aporte estatal para cumplir aquel compromiso político.

Ocho años después, el destino de estos bienes de la CSS es distinto. En el antiguo hospital de Clayton laboran funcionarios en medio de paredes remozadas y frías, mientras que en los terrenos de Amador, las casas se caen a pedazos ante la mirada de un celador con claras instrucciones de ahuyentar a cualquier fotógrafo que se acerque por el lugar.

DEBEN PAGAR INTERESES

El ex director de la CSS Juan Jované dice que estos bienes se debieron haber vendido hace tiempo, porque así lo estipula la ley, y que es el Estado quien tenía la responsabilidad de venderlos y entregar esos millones a la entidad.

El profesor señala que si no se ha tomando esa decisión, están atrasados y cuando finalmente decidan venderlos, tendrán que pagar los intereses que han dejado de generar. El también ex candidato presidencial no precisa de cuánto es la suma ni recuerda la cantidad por la que fueron cedidos estos bienes a la CSS.

OTROS NEGOCIOS

Mientras el tiempo deja su huella indeleble sobre estos bienes, el director de la CSS, Guillermo Sáez Llorens, piensa que no es momento de vender.

El ingeniero dice que su estrategia comercial consiste, por el momento, en dejarlo (el terreno) ahí, para que aumente el valor. ‘Vienen proyectos muy interesantes que van a desarrollar nuevas conexiones con la cinta costera’.

Los planes de Sáez Llorens son: primero, vender estas tierras a un precio adecuado; y segundo, garantizar un ingreso anual a la CSS que asegure que, además de la suma por la venta del terreno, ‘vamos a lograr siempre un monto mensual por cualquier negocio’.

Este modelo de sociedad, según el director, les dará mayor rentabilidad a los bienes que tienen, no solamente en la Calzada de Amador, sino también en otras provincias, como Colón.

El director vaticina que esta área va a adquirir mucho valor ‘y lo que nos gustaría es desarrollar un proyecto donde la Caja participe de las rentas, de los beneficios’, afirma.

MODELO AGOTADO

Sáez Llorens señala que antes se vendía la tierra, los ingresos entraban y se colocaban en el banco con una rentabilidad de 3.5 %, que no es bueno; ‘ahora queremos cambiar un poco la modalidad, buscamos vender el terreno y nosotros ser socios con un margen sobre las ventas brutas y lograr un margen sobre lo que factura la empresa’, dice.

Este mismo modelo se replicará en otras provincias. El director adelanta que están negociando con los inquilinos de las rentas condenadas de Colón, que por añadidura representan un peligro para esas familias que las habitan.

‘Estamos revisando con miembros del Cuerpo de Bomberos y con el Sistema Nacional de Protección Civil las condiciones de los inmuebles; adicional hemos iniciado estudios socioeconómicos para negociar con las personas y darles algún tipo de indemnización y ver para dónde los podemos mover, tenemos que hacer un plan agresivo para que se muden de ahí’, agrega.

Aunque con este modelo de negocios que ensayará la CSS se diversifica un poco los negocios de la institución, Sáez Llorens reconoce que no está dentro de su estrategia construir habitaciones, los modelos modernos de las rentas, sino que se dedicará a las prestaciones médicas.

La Estrella llamó a la Dirección de Bienes Raíces de la CSS para conocer la suma anual que se invierte en el mantenimiento de estos bienes y la cantidad de casas, pero de esta oficina dijeron que se enviara una solicitud por escrito al director Edgar Rodríguez, quien asignaría una fecha para revelar esta información.

JUBILADOS ALERTAS

Eladio Fernández, dirigente de la Asociación de Jubilados Independientes, recuerda que este lunes le pedirá explicaciones al director Sáez Llorens sobre la suerte de estos bienes para que no se repita lo que ocurrió con las hectáreas colindantes con el Corredor Sur, que fueron ‘vendidas a precios irrisorios’.

‘Tenemos una junta directiva que no se preocupa por el interés de los asegurados, que permite que los bienes de la Caja se rematen a muy bajos precios y la final siempre nos dicen lo mismo, que no tienen plata para cumplir con sus obligaciones’, lamentó Fernández.

El dirigente también denunció que solo en muebles para las oficinas de Clayton Guillermo Sáez Llorens gastó $2 millones.