Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Nacional

“Lo que se está haciendo con Barahona es una injusticia”, Rosa Lara

A menos de 24 horas de haber llegado a su país, la ayudante del Consulado de Panamá en la ciudad de Miami, Rosa Lara, ha dado ya varias ...

A menos de 24 horas de haber llegado a su país, la ayudante del Consulado de Panamá en la ciudad de Miami, Rosa Lara, ha dado ya varias declaraciones a distintos medios de comunicación en torno a la difícil situación que confronta el ex director de Finanzas del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), Gustavo Barahona, quien luego de denunciar públicamente algunas anomalías en compras realizadas en la institución confronta ahora una demanda por supuesta sustracción de documentos, incumplimiento de los deberes de los funcionarios públicos y simulación de hechos punibles y encubrimiento.

“No era extorsión”, repitió la funcionaria consular. Era un trámite realizado por el Consulado de Panamá en Miami para una señora de nombre Norma, que necesitaba atención médica especializada en Estados Unidos, dijo Lara con respecto a los 25,000 dólares que el ministro del MIDES, Guillermo Ferrufino, sostiene que era la suma que Barahona le pedía como parte de un chantaje.

Negó conocer a Barahona o a su familia o haber mantenido con él una relación que no fuera estrictamente profesional. “Lo conocí anoche en el aeropuerto, a las 7:45”, antes de eso, la comunicación entre ambos fue siempre a través de correo electrónico y de teléfono, aunque reconoció que también se había comunicado con él porque el Consulado estaba coordinando el envío de dos contenedores a Panamá con “juguetes, ropa, utensilios, refrigeradoras, televisiones, y todo lo que necesita la gente en una casa”.

Barahona jamás le habló de irregularidades en el Ministerio pues no se tenían la confianza como para eso, lo único que hizo fue prometerle ayuda en la medida de sus posibilidades. El ex funcionario se comprometió a verificar si existían los fondos para esta ayuda, no obstante, Lara confirmó que en realidad la suma solicitada por la Universidad de Miami, como abono para la cirugía, asciende a 26,5000 dólares, situación que conocía el ministro Ferrufino porque ella le envió una carta con esa información.

Ratificó que la Caja de Seguro Social (CSS) denegó por segunda vez apoyo a la señora Norma afirmando que se había trasladado a los Estados Unidos para hacerse un tratamiento sin el permiso de su cardiólogo en Panamá. “Tenemos la nota del doctor que la atendió en la Caja, que en ningún momento le habló de cirugía. Incluso consta que le hicieron una prueba de esfuerzo y que salió negativo. Estaba delicada, tomando medicamentos, pero nunca le hablaron de cirugía”, dijo Lara, zanjando este asunto.

Debido a la noticia que se dio a conocer en Miami el sábado pasado, la señora Norma sufrió un nuevo infarto y ella tuvo que ir a la una de la madrugada al hospital donde está internada para firmar y hacerse responsable por cualquier cirugía que necesite. Lamentablemente, le indicaron los espeicalistas que la atienden, la afectada está muy delicada, debido a la lentitud con la que se ha llevado en Panamá este proceso de ayuda.

Finalmente, espera que el señor Presidente “interponga sus buenos oficios” a fin de conseguir la suma requerida, puesto que si ya que ha sido involucrada en un caso tan penoso, espera aprovechar su estadía en Panamá para al menos poder llevar la ayuda que tanto requiere una compatriota.