Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Nacional

Gran jugador del vocablo ‘viene de Panamá’

orría el año 1613, cuando este llamado ‘Fénix de los Ingenios’, Lope de Vega, publicó su afamada comedia La Dama Boba. Esta obra se regi...

orría el año 1613, cuando este llamado ‘Fénix de los Ingenios’, Lope de Vega, publicó su afamada comedia La Dama Boba. Esta obra se registra como un importante eslabón de la historia panameña, toda vez que, en su texto, se reproduce una canción cuyo coro dice ‘Viene de Panamá’. Esta constituiría la demostración de la popularidad del ‘Tamborito’ panameño ‘a principios del siglo XVII’, no sólo en Panamá sino, además, en España.

(Narciso Garay, 1947, citando a Gustavo Durán). Conviene reseñar aspectos que dan forma al contexto en que se encuentra la Ciudad de Panamá, que ya iba en camino de cumplir 100 años de existencia, desde su fundación en 1519.

Para 1610, ‘la capital del Istmo era ya una población heterogénea de las más importantes del continente’. Esto es lo que afirma un historiador, quien precisa que las ruinas de Panamá la Vieja, por ese entonces, eran una ciudad con estas cualidades: ‘Tenía 500 casas de particulares y establecimientos comerciales repartidos en tres plazas y once calles; seis conventos religiosos, cuyas amplias y sólidas ruinas aún se ven: de Hospitalarios, Santo Domingo, Compañía de Jesús, San Agustín, La Merced, San Francisco y Monjas de La Concepción; un hospital; dos ermitas: de San Cristóbal y Santa Ana; y una hermosa catedral’. Panamá, por entonces, estaba en pleno ‘apogeo’. (Ernesto J. Castillero)

Lope de Vega procedía de una familia humilde y su vida fue sumamente agitada y llena de lances amorosos. Estudió con los jesuitas de Madrid (1574) y cursó estudios universitarios en Alcalá (1576), aunque no consiguió el grado de bachiller.

Debido a la composición de unos libelos difamatorios contra la comedianta Elena Osorio (Filis) y su familia, por desengaños amorosos, Lope de Vega fue desterrado de la corte (1588-1595).

En el terreno de la literatura es famoso por obras como Fuenteovejuna, donde se plasma la historia de un pueblo así llamado que, indignado por las injusticias de su gobernante, se unió y de común acuerdo asaltó su casa matándolo.

Cuando la justicia se esforzó en descubrir quién lo hizo, sólo escuchó de boca de todos en el pueblo alzado: ‘Fuente Ovejuna lo hizo’, frase que quedó acuñada como expresión popular.