Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Nacional

Primera visita de Fidel Castro a Panamá

Siendo un joven de tan sólo 21 años, y habiendo cursado hasta el segundo de Derecho, Fidel Castro estuvo en Panamá en 1948.

Primera visita de Fidel Castro a Panamá
El entonces presidente de Cuba, Fidel Castro comparte con una indígena guna

Siendo un joven de tan sólo 21 años, y habiendo cursado hasta el segundo de Derecho, Fidel Castro estuvo en Panamá en 1948.

Así lo precisa él mismo, cuando en un escrito trata de evocar los sucesos del llamado ‘Bogotazo’, en donde resultó asesinado el afamado orador y político colombiano: Jorge Eliécer Gaitán.

Carlos Iván Zúñiga rememoró aquella presencia del joven Fidel Castro en un artículo en el que registró un subtítulo preciso: ‘La visita de Fidel’. Allí narró: ‘A fines de marzo o a principios de abril de 1948 recibimos los universitarios la visita del presidente de la Federación Universitaria de Cuba, Enrique Ovares, acompañado del estudiante Fidel Castro. Iban de paso, rumbo a Bogotá. Se nos invitaba a participar en un congreso de estudiantes latinoamericanos en los días en que se celebraría en la capital colombiana una Conferencia Panamericana. Durante una semana atendimos a la delegación cubana y recuerdo a Fidel, joven, alto, entonces contaría 22 años, siempre con un puro o habano en sus manos, muy locuaz, lleno de ideales y de planes contagiosos. Era una especie de tratado ambulante de proyectos. La Federación de Estudiantes declinó la invitación por razones económicas. La delegación cubana partió a Bogotá pocos días antes de la inauguración de la conferencia’.

En la Revista Cuba Nuestra también se narra algo de la presencia de Fidel Castro en Panamá, aunque en tono crítico. Bajo el subtítulo ‘Castro en tierra firme’, allí se puede leer: ‘Fidel Castro parte pues con sus con delegados hacia Colombia pasando primero por Panamá y Venezuela. En Panamá logró apoyo del estudiantado, enfrascado en las protestas contra el Canal de Panamá. Como hecho anecdótico Castro relata que en los prostíbulos de Panamá, muchas mujeres se hacían llamar ‘La Cubana’, dado que las cubanas tenían fama de ser las mujeres más bellas de todas y se refiere a la trata de mujeres entre nuestra isla y el canal. Que lejos estaba de pensar, que años después de la época en que aparece el libro, cuando la prostitución parecía erradicada para siempre de Cuba, se revitalizaría con fuerza en forma del llamado ‘jineterismo’, y ‘matrimonios’ con extranjeros’.

El propio Fidel Castro, cuando trató de evocar los hechos acontecidos en 1948 y el rol que mantuvo por entonces, recupera recuerdos de su paso por Panamá: ‘Cuando partí hacia Colombia, estaba bastante radicalizado, pero a los 21 años no era todavía marxista-leninista. Militaba ya en la lucha contra la tiranía trujillista y otras similares por la independencia de Puerto Rico, la devolución del Canal a Panamá, la restitución de Las Malvinas a la República Argentina, el fin del colonialismo en el Caribe y la independencia de las islas y territorios ocupados por Inglaterra, Francia y Holanda en nuestro hemisferio. (…) En Panamá, los estudiantes acababan de ser reprimidos brutalmente por demandar la devolución del Canal; uno de ellos estaba lesionado en la columna por un disparo, no podía mover las piernas. (…) En todo caso, yo estaba contra las tiranías allí representadas, la ocupación de Puerto Rico y Panamá por Estados Unidos, pero no poseía todavía una idea clara del sistema de dominación imperialista’.

Pero aquella no fue la última visita de Castro a Panamá. Una de las más polémicas se suscitó durante el gobierno de la presidenta Mireya Moscoso, cuando participó junto con otros mandatarios en la X Reunión de Presidentes Latinoamericanos en Panamá, año 2000.

Alexis Sánchez, periodista panameño, quien, por entonces, estaba acreditado por el periódico The Bulletin para cubrir el evento, guardó una anécdota. Una vieja foto despertó el interés de Fidel y quien la poseía, precisamente, era Sánchez. Se trataba de una fotografía que le fue tomada a Fidel en 1948 cuando estuvo de paso por Panamá. Gracias a dos corresponsales del Times de Londres, Sánchez se enteró de que Fidel ofrecería una conferencia de prensa limitada a 35 periodistas nacionales y extranjeros. Se requería de una acreditación especial de la seguridad cubana para acceder a la misma. Sánchez entabló conversación con el jefe de la seguridad de Fidel, a quien mostró otra foto de un grupo de periodistas panameños que viajaron a Cuba (en la década del 70 para restaurar las relaciones diplomáticas).

En esta imagen se observa a Fidel con ellos. En la evolución de la conversación, Sánchez convenció a la seguridad para que le permitiera asistir a la conferencia de Fidel. Logró entrar y al término de la misma, Sánchez logró captar, con menos personas alrededor, la atención del mandatario de Cuba, a quien le dijo: ‘Comandante, ¿puede hablarme de su estadía en Panamá en el 48, de paso hacia Colombia?’. A ello, Castro, tras una breve pausa de estudio, respondió: ‘Tú eras muy joven’. Sánchez asintió, pero agregó: ‘No había nacido, pero usted tiene buena memoria’. Además, agregó Sánchez, captando más la atención de Fidel: ‘Yo le hice llegar la foto que usted se tomó en saco en Catedral en el 48’. Fidel, sorprendido, respondió: ‘Yo andaba buscando esa foto’. Con esto, Sánchez logró que el mandatario cubano girara instrucciones a su jefe de seguridad ‘Albertico’, para que lo atendiera como su ‘invitado especial’.