Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

"Paliza tras paliza" en el Yankee Stadium

EE.UU.-El bateo explosivo y productivo del receptor boricua Benji Molina y del jardinero Josh Hamilton silencio una noche más al Yankee ...

EE.UU.-El bateo explosivo y productivo del receptor boricua Benji Molina y del jardinero Josh Hamilton silencio una noche más al Yankee Stadium después de ganar por paliza de 10-3 a los Yanquis de Nueva York en el cuarto partido de la serie de Campeonato de la Liga Americana.

La victoria, segunda consecutivo en el Yankee Stadium, algo que jamás había logrado los Vigilantes en una serie de la fase final, les permite ponerse con la ventaja de 3-1 y ponerse a un sólo triunfo de llegar por primera vez al "Clásico de Otoño".

El cuarto juego de la serie, que podría ser definitivo para los Vigilantes, se disputará el miércoles en el mismo escenario del Yankee Stadium, cuando el equipo tejano suba a la lomita a su abridor zurdo C.J. Wilson, mientras que los Yanquis tendrán al estelar C.C. Sabathia. Molina (1) encendió los bates con jonrón de tres carreras en la parte alta del sexto episodio, castigando al abridor A.J. Burnett, y con su toletazo se encargó de romper el equilibrio en los lanzamientos de los Yanquis, que tuvieron que recibir tres jonrones más de los Vigilantes.

Con dos "outs" y dos corredores en circulación, Burnett le dio la base intencional a David Murphy para enfrentar al receptor puertorriqueño.

Decisión correcta por los números de bateo de Molina, pero el veterano receptor boricua llego con la inspiración completa y desapareció la pelota al primer ofrecimiento con un bambinazo por toda la raya del bosque izquierdo.

"Fue la acción correcta, pero les salió mal", declaró Molina. "Simplemente me mantuve tranquilo en la caja de bateo e hice el contacto ideal".

La inspiración de Molina permitió a los Vigilantes remontar una desventaja 2-3 para ponerse arriba 5-3 y estropeó la que había sido hasta ese momento una apertura ganadora de Burnett.

Al igual que en la noche anterior, en un triunfo 8-0, los Vigilantes aumentaron la diferencia a costa de los relevistas de los Yanquis en el pobre trabajo que hicieron durante los últimos episodios.

El guardabosques Josh Hamilton (4) apoyó el ataque de los Vigilantes al pegar vuelacercas solitarios, el primero de ellos en el séptimo episodio, sin gente en los senderos, sobre los lanzamientos de Boone Logan.

Hamilton volvió a la caja de bateo en la novena entrada para desaparecer nuevamente la pelota del campo ante los servicios del cerrador de origen mexicano Sergio Mitre, sin corredores en las almohadillas.

El toletero de los Vigilantes se convirtió en el primer bateador de los Vigilantes que consigue dos o más jonrones en partidos consecutivos de series de la fase final, algo que sólo había logrado anteriormente, en 1996, el ex toletero puertorriqueño Juan González.

El guardabosques dominicano Nelson Cruz (1) también superó a Mitre con batazo de cuatro esquinas en la novena entrada, con un corredor en las bases.

Si Molina y Cruz hicieron explotar los bates, entre la batería latinoamericana estuvieron activos el designado dominicano Vladimir Guerrero, que se fue de 5-4 con anotada, y el parador en corto venezolano Elvis Andrus, de 5-1.

En la lomita el triunfo se lo llevó el relevo Dustin Holland (1-0) en tres episodios y dos tercios, permitió un imparable, dio dos pasaportes y retiró a tres por la vía del ponche.

La derrota de los Yanquis fue para Burnett (0-1) en seis episodios, permitió seis imparables, un jonrón, cinco carreras, dio tres bases y ponchó a cuatro.

Entre los toletes latinoamericanos de los Yanquis, estuvieron el segunda base dominicano Robinson Canó que tuvo de 3-2, incluido jonrón solitario, con anotada y remolcada; el receptor venezolano Francisco Cervelli, de 2-0, y el bateador designado puertorriqueño Jorge Posada, de 2-0.

Además de la frustrante derrota, los Yanquis también perdieron al primera base estelar Mark Teixeira al salir lesionado en el quinto episodio con un tirón en el muslo derecho, que no le permitirá jugar tampoco en el quinto partido.