Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Nacional

ONU declina hablar del espionaje del Departamento de Estado estadounidense

La web Wikileaks puso a Estados Unidos en medio de una gran controversia diplomática, al destapar los secretos más íntimos de s...

La web Wikileaks puso a Estados Unidos en medio de una gran controversia diplomática, al destapar los secretos más íntimos de su política exterior en más de 250 mil mensajes secretos a los que tuvo acceso el sitio, y que fueron recogidos por periódicos como el estadounidense The New York Times, el británico The Guardian y español El País.

Los documentos hablan de líderes internacionales como es el caso de los presidentes de Libia, Muammar al-Gaddafi, el italiano Silvio Berlusconi, el francés Nicolas Sarkozy y del primer ministro de Rusia, Vladimir Putin.

Los archivos explican cómo el Departamento de Estado de Estados Unidos urgió a sus diplomáticos a hacer de espías y recolectar información privada de personalidades en el extranjero y hasta en la ONU, incluyendo a su secretario general, Ban Ki-Moon.

Un documento secreto enviado a diplomáticos en nombre de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en julio de 2009, ordena obtener detalles técnicos de los sistemas de comunicación de los principales funcionarios de la ONU, indica el diario británico.

Pero la ONU declinó hoy comentar sobre la autenticidad de las filtraciones de documentos clasificados de Estados Unidos.

"La ONU no está en posición de comentar la autenticidad de los documentos relativos a la petición de información sobre sus representantes y sus actividades", señala un comunicado de prensa del portavoz del organismo, Martin Nesirky.

Igualmente, esos documentos filtrados revelan la opinión que Estados Unidos tiene de líderes mundiales como el ruso Putin, al que tratan de autoritario y machista, o la alemana Angela Merkel, que aparece como alguien que "evita los riesgos y es poco creativa".

También se refieren a las "fiestas salvajes" del italiano Berlusconi, a quien miran con desconfianza. Las notas "ofrecen un panorama inédito de las negociaciones tras bambalinas, tal como las llevan adelante las embajadas en todo el mundo", agrega The New York Times.

Los textos afirman que la diplomacia estadounidense se movió para que los países de América Latina aislaran al venezolano Hugo Chávez, y que además solicitaron información sobre la salud mental de la presidenta argentina Cristina Fernández.

La Casa Blanca afirmó ayer que la publicación de estos mensajes, que estimó "robados", es "irresponsable y peligrosa", condenándola "en los términos más fuertes".

"Tales revelaciones hacen correr riesgos a nuestros diplomáticos, a los miembros de los servicios de inteligencia y a personas del mundo entero que piden a Estados Unidos que las ayude a promover la democracia y un gobierno transparente", afirmó el portavoz del presidente Barack Obama, Robert Gibbs.