Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Lo que no se dijo de la dictadura

Caudales de tinta han fluido para que los protagonistas del oficialismo, cuenten su historia del golpe de 1968. Parecía que ellos lo hab...

Caudales de tinta han fluido para que los protagonistas del oficialismo, cuenten su historia del golpe de 1968. Parecía que ellos lo habían dicho todo; pero no fue así. Hubo otros testigos que vieron y vivieron todo. Ahora --cuatro décadas después de la asonada-- el ex Coronel de la Guardia Nacional panameña, Amado Sanjur decidió blandir su pluma para contar su parte. ‘Panamá, veinte años después’, es como ha titulado su testimonio hecho libro.

Esta y 24 entregas más, serán publicadas diariamente, durante los días que siguen. Son escritos que buscan resumir algunos aspectos sobresalientes del libro. El autor de la obra, Amado Sanjur, prestó su colaboración para elaborar la serie de 25 publicaciones, que inicia hoy, siempre en apego a su versión de la historia.

Para los panameños de la época, el nombre de Amado Sanjur brincó a la historia cuando casi va en tránsito a la muerte, por intentar deponer a Omar Torrijos. Aquel lejano 19 de diciembre de 1969, Torrijos fue avisado por teléfono hasta México, que su hora de dejar el cargo, había llegado. La movida –sin embargo-- resultó exactamente al revés: los alzados fueron relegados del gobierno; y del país. Uno de ellos fue Amado Sanjur, quien ahora escribe su voluminosa versión. Es extensa y no ahorra detalles en la narración de los hechos que conoce de primera mano.

Para muchos el texto devendrá en áspero. El libro no espera llegar a las páginas para avisar sobre la tónica de su ruda versión; lo anuncia en su portada: ‘La dictadura militar más corrupta y despiadada por más de dos décadas’. Pero también va más allá de la tiranía criolla. El autor narra versiones inéditas asociadas con el poder de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Panamá, y los lazos del cuerpo armado con el narcotráfico –no desde los 70’s como las versiones usuales sostienen -- sino desde la década del sesenta, cuando todavía la Guardia Nacional no era dictadura. Habla de la brutal represión, de su fallido intento por separar a Omar Torrijos, de su padecimiento tras el arresto, del peregrinaje por distintos sitios de reclusión, su exilio, la omnipresente vigilancia por parte de agentes norteamericanos sobre sus movimientos en Estados Unidos; traza también, una suerte de bosquejo biográfico de los cuatro dictadores que gobernaron Panamá. En fin, otra versión de la historia.

En su libro también vienen engarzadas otras revelaciones. Por ejemplo, aquella en que asevera que el propio General Omar Torrijos le asignó la innoble tarea de asesinar a un líder de los panameñistas alzados, en reacción al golpe. Aunque el hecho nunca se consumó, la versión de Sanjur riñe con la tradicionalmente difundida por los defensores de Torrijos, hacia quien se derraman en elogios presentándolo como un mandatario ajeno a crimen alguno de personas asesinadas durante su gobierno.

Sanjur es pródigo en detalles. Dedica en su libro varias páginas reveladoras del afán de los norteamericanos por obtener un Tratado del Canal a su gusto y medida, y la forma de obtenerlo con el gobierno de Panamá. Lo generoso, dadivoso y magnánimo que fue el gobierno norteamericano con la dictadura militar, no devino gratis: Los Tratados del Canal, para Sanjur, trajeron aparejada una cláusula de intervención abolida ya en años anteriores, y que autoriza el empleo de tropas norteamericanas en todo el territorio de la República de Panamá. El autor dice entonces, que la dictadura redujo a Panamá ‘bajo el Paraguas del Pentágono’, citando las palabras del propio General Torrijos.

Diriase que este voluminoso libro completa una trilogía de versiones brotadas de protagonistas y testigos del golpe de 1968. La historia del régimen, contada por el mismo, ha sido abundante; no hay duda. La versión del primer dictador desde 1968, Boris Martínez que, al menos, quedó plasmada de dos entrevistas divulgadas por ‘La Prensa’ (1980 y 1982). Ahora, la versión de Amado Sanjur -- de signo contrario a las anteriores-- irrumpe con otro giro que, sin margen a dudas, despertará y detonará discusiones y debates, camino a conocer la verdad de lo ocurrido.

Seccionado en nueve partes, el libro despega ubicándose en el tiempo: ‘Panamá… veinte años después’. Enseguida se sumerge en los reconocimientos, consideraciones y brinca a la introducción, anticipando lo que viene. Y lo que sigue es dinamita en prosa: ‘dictadura militar corrupta y despiadada’, dispara, sin ahorrar calificativos para abrir el camino de sus narraciones. En alguna recóndita parte del libro, el propio Amado Sanjur admite que, para escribirlo, invirtió ‘años de investigaciones’. Y ¿Para qué? También responde a esta pregunta. Lo hago para dejar su ‘único legado a las futuras generaciones de panameños’, visualizó.