Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Nacional

Obama logra un giro inesperado

WASHINGTON. En una mansión en las afueras de Islamabat, Pakistán, el líder terrorista de al-Qaeda, Osama Bin Laden, fue sorprendido por ...

WASHINGTON. En una mansión en las afueras de Islamabat, Pakistán, el líder terrorista de al-Qaeda, Osama Bin Laden, fue sorprendido por un operativo militar estadounidense que le cobró la vida.

Bin Laden se había convertido en una obsesión para Estador Unidos en los últimos 10 años, después del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, que causó 3.000 muertos.

CELEBRACIÓN

Tras conocerse la noticia, miles de personas se agolparon frente a la Casa Blanca en Washington. El presidente estadounidense confirmó la muerte de Bin Laden, de quien dijo no era un musulmán, sino un terrorista que quiso dañar el Islam.

Los servicios de inteligencia estadounidenses sospechaban que Bin Laden se había movido en los últimos años por la región de la zona montañosa de Chitral en el extremo noroeste de Pakistán, cerca de la frontera con China, a Tora Bora en el Valle de Kurram, uno de los bastiones talibán más duros.

Conocido su escondite, anoche fuerzas especiales de EEUU abatieron a tiros al líder de Al Qaida en una mansión a las afueras de Islamabad, en una operación en la que no hubo bajas civiles ni de soldados estadounidenses, dijo Obama, quien además, aseguró que EE UU tiene el cuerpo del terrorista.

La muerte de Bin Laden es considerada un logro para Obama y su equipo de seguridad nacional, que cumple así la promesa de su predecesor, George W. Bush, de llevar a la justicia al cerebro del 11-S.

Osama Bin Laden nació en Arabia Saudí en el año 1957, en el seno de una acaudalada familia saudí.

Su padre fue un importante magnate de la construcción en su país. Estudió Religión y Ciencias Económicas, graduándose en la Universidad Abdul Aziz. Desde 1979 apoyó a los rebeldes afganos en su guerra contra la URSS, organizando el reclutamiento de miles de voluntarios de todo el mundo árabe, entre otras acciones.

Desde 1986 participó personalmente en los combates. Acabada la guerra, regresó a su país. Como consecuencia del apoyo saudí a las tropas de EE UU durante la Guerra del Golfo de 1991, rompió su relación con el régimen saudí y con su propia familia. Se exilió en 1991 en Sudán, donde dirigió una empresa que EE UU consideraba una tapadera terrorista.