27 de Oct de 2021

Nacional

Cirugías que matan

En los Estados Unidos, Patricia Lachon Clark se enteró de que en Panamá podía hacerse aumento de senos, nalgas y liposucción por un cost...

En los Estados Unidos, Patricia Lachon Clark se enteró de que en Panamá podía hacerse aumento de senos, nalgas y liposucción por un costo cinco veces menor que el que le ofrecían en su natal Houston, Texas.

La información se la confirmaron varias amigas panameñas; le dijeron que se ahorraría miles de dólares con los mismos resultados que en su país. Lachon Clark, de 30 años de edad, hizo los contactos vía internet y decidió emprender la aventura. Reunió la suma monetaria y voló a suelo panameño. Fue directamente a una clínica privada de una ciudad que ni siquiera en sus clases de geografía había escuchado: David, en Chiriquí. Confiada en que saldría con una mejor figuran se puso en manos de un equipo médico que le practicó una operación para agregarle lo que —según ella— la haría lucir mejor. El 27 de enero le practicaron la operación. Sobrevivió. Pero después de la intervención quirúrgica, ese mismo día, le sobrevino una crisis que terminaría con un paro cardíaco. Murió. La Embajada de Estados Unidos promovió una acción legal. Solicitó que se hiciera una investigación por supuesta mala prática médica. La denuncia le correspondió a Franklyn Amaya, fiscal Primero Superior de la provincia de Chiriquí. El equipo médico alegó en su defensa que se trató de un paro cardíaco que le sobrevino a la paciente después de la operación y que no tuvo nada que ver con mala práctica. A la fecha, no hay responsables por la muerte de la norteamericana.