19 de Oct de 2021

Nacional

Tragedia médico-nuclear

Transcurrían los primeros meses de este siglo y el Instituto Oncológico Nacional (ION) estrenaba nueva sede en las faldas del Cerro Ancó...

Transcurrían los primeros meses de este siglo y el Instituto Oncológico Nacional (ION) estrenaba nueva sede en las faldas del Cerro Ancón, en donde funcionó por décadas el Hospital Militar Gorgas, principal instalación médica del Ejército de los Estados Unidos.

En ese momento se registró la peor tragedia médico-nuclear en la historia nacional: 28 pacientes que asistieron a este centro médico en busca de una cura para el cáncer en el área pélvica recibieron una sobredosis de cobalto que los condenó a una muerte lenta.

Producto de malos cálculos, los pacientes recibieron una sobredosis de entre 50 y 100% superior a la que debían de recibir. Los enfermos morían uno a uno producto de la sobrerradiación que recibieron entre agosto de 2000 y febrero de 2001. El entonces ministro de Salud, Fernando Gracia, calificó el hecho como un ‘error humano’. A los técnicos radiólogos se les aplicó una serie de ‘sanciones disciplinarias’, fueron separados de sus cargos y se les aplicó suspensión temporal de la idoneidad. Ante denuncia criminal presentada por los familiares de los afectados, dos de los tres técnicos en radiología fueron condenados a cuatro años de prisión. Y se les aplicó un impedimento para el ejercicio de la profesión cuatro años en el área privada y siete en el servicio público. Producto de apelaciones, la sentencia no está ejecutada, está en suspenso. Fernando Cebamanos, dirigente de la Comisión Médica Negociadora Nacional, informó a La Estrella que los radiólogos están trabajando, ‘pues en el país hay muy pocos especialistas en esta materia’. Aunque no es juez, considera que no se les puede endilgar toda la culpa. ‘Se tiene que considerar que el equipo que utilizaban los técnicos era obsoleto y estaba recién calibrado por la mudanza’. Sin embargo, Juan Antonio Tejada, defensor del Pueblo en ese entonces, reveló en un informe que el ION no cumplía con la atención a los radiados sobrevivientes.