Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

Directora de Migración denuncia penalmente a dos exfuncionarios

La abogada María Eduarda Córdoba, apoderada legal de la directora del Servicio Nacional de Migración, María Cristina González, denunció ...

La abogada María Eduarda Córdoba, apoderada legal de la directora del Servicio Nacional de Migración, María Cristina González, denunció penalmente a Mohamed Cedeño y a Yendira Caballero, exfuncionarios de la entidad envuelta en una serie de escándalos de corrupción.

"Nos hemos venido a querellar a Mohamed Cedeño y a la señora Yendira Caballero, que bajo el anonimato han salido y han dado múltiples declaraciones en un medio de comunicación con pruebas... y vamos a ser enérgicos y vamos a pedir su detención por los graves delitos que han cometido", expresó.

Inicialmente, la abogada de la directora de Migración acudiría al Ministerio Público para denunciar a Cedeño y a Caballero por los delitos de tráfico de humanos, extorsión y corrupción de servidores públicos desde temprano, pero la lluvia se lo impidió. La jefa de la entidad no acudió a la entidad donde la esperaban los periodistas.

Luego del escándalo desatado en Migración por la supuesta corrupción ligada a la entrega de visas de no residentes revelada por una investigación de La Estrella, el Ministerio de Seguridad Pública anunció estes jueves 5 de mayo el retiro a la entidad de la facultad de otorgar las visas restringidas (chinos, cubanos, pakistaníes e indostanes, entre otros).

El gobierno le quitó a la institución la función de otorgar visas restringidas y traspasó esta tarea al Consejo de Seguridad Nacional, integrado por el presidente Ricardo Martinelli, el ministro de Seguridad Pública y otros estamentos de seguridad.

Diferentes grupos han pedido la renuncia de María Cristina, pero aunque guardó silencio luego apareció en los canales de televisión hablando de una supuesta campaña en su contra, sin dar nombres específicos.

La denuncia en Migración es sobre una supuesta red de tráfico de chinos, que introducían de forma ilegal al país pagando coimas de 40 mil dólares a funcionarios, con presunto conocimiento y participación de su directora, María Cristina.