19 de Oct de 2021

Nacional

Transplante aún a la espera

PANAMÁ. Panamá entra en el rango de primer mundo, teníamos personal capacitado pero no teníamos legislación, muchos pacientes deben esta...

PANAMÁ. Panamá entra en el rango de primer mundo, teníamos personal capacitado pero no teníamos legislación, muchos pacientes deben estar de fiesta, el gobierno tiene que buscar los fondos y tenemos la obligación de seguir apoyando para que en los próximos meses veamos los resultados eran las palabras del disputado Alcibíades Vásquez, proponente de la Ley 3 del 8 de febrero de 2010 (Ley General de Trasplantes de Componentes Anatómicos) en febrero de ese año.

Quince meses después, la norma legal sigue sin reglamentarse y el Ministerio de Salud anuncia finalmente el nombre del primer director de la Organización Panameña de Trasplante (OPT), brazo que removerá el atasco de los trasplantes. La OPT reemplaza a la Comisión Nacional de Trasplantes que funcionará a lo interno de la Caja de Seguro Social (CSS). Pero éste no cabo suelto de la ley, critican los pacientes.

Actualmente, en Panamá se realizan trasplantes de córnea, médula ósea, riñón, hígado. La lista de espera para someterse al trasplante la engrosan los pacientes de insuficiencia renal crónica, 213 enfermos a la fecha, que reciben tratamientos con riñones artificiales.

LOS EXCLUIDOS

David Ocálagan, paciente de hemodiálisis de la CSS, cuestiona que se haya tardado tanto tiempo para presentar el concurso del director de la OPT, y que actualmente no se incluya a los pacientes no asegurados en la lista de espera para trasplantes.

Ocálagan sostiene que los beneficios vendidos para derogar la Ley 52, por la Ley 3 de 2010, no han llegado y en la actualidad hay 1,500 pacientes con insuficiencia renal crónica que la mayoría podría trasplantarse y darle así una mejor calidad de vida a estos enfermos.

Ocálagan sostiene que uno de los argumentos para cambiar la normativa era que la CSS realizaría cien trasplantes al mes, cifra que no han cumplido, hasta la semana pasada en riñón habían trasplantado 24 pacientes. ‘Quien sea nombrado en ese cargo tiene que diseñar una estrategia de promoción para que la gente done los órganos, que este ha sido el gran problema de siempre’.

Eduardo Lucas Mora, director general de Salud del MINSA, plantea que la Ley 52 de 1995 requería de una adecuación por los avances.

En marzo de este año se publicaron los concursos para director y subdirector de la OPT, y con una adenda se extendió el plazo hasta el 18 de abril. Dos candidatos aspiraron a la dirección y otro a la subdirección.

Sobre la reglamentación, Mora reconoce que aún no se ha presentado y que es necesaria porque hay artículos muy generales para que no quede ningún vacío y la ley pueda implementarse como quede con un verdadero funcionamiento de la OPT porque todo descansa en esta organización.

El médico reconoce que los trasplantes en Panamá han pasado por muchos vaivenes, entre estos que el Comité Nacional de Trasplante, que solo reconocía como pacientes en lista de espera a los asegurados y no al resto de la población. Que deberá seguir esperando porque hasta que no se reglamente la ley el grupo de pacientes no asegurados no podría aspirar a un trasplante, reconoce Mora.

Aunque el Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid de la CSS es el único centro no privado donde se practican estas cirugías que tardan hasta 15 horas continuas, la habilitación de otros hospitales no es una prioridad en este momento para el MINSA.

Habilitar más hospitales no es el ideal, sostiene Mora, ahora se crea otra situación, lo que tenemos que tener es un Centro Nacional de Trasplante porque la cantidad de trasplantes depende de la procura de órganos. ‘No es una sola cosa que tenemos que desarrollar, primero tenemos que sensibilizar a la población porque las donaciones hasta de sangre son cada vez menores’.

El médico adelanta que se crearán los coordinadores de trasplantes en todas las provincias que trabajarán las 24 horas hablando con los familiares de los posibles donantes cadavéricos sumando a una agresiva campaña para compensar el déficit que tenemos en el país.

EL OTRO GRAN SALTO QUIRÚRGICO

De marzo a la fecha, en el Complejo se han realizado tres trasplantes de hígados. Los tres pacientes salieron bien de la cirugía; sin embargo, uno falleció luego de un paro cardiaco. Para llegar a la primera cirugía, dice la doctora Rebeca Iglesias, coordinadora de trasplantes de la CSS, se invierten años en capacitarse en el extranjero. ‘Para el primero de hígado tardamos cinco años formando al equipo, para el de corazón-pulmón que será nuestro próximo reto, tenemos dos especialistas formados’.

Pese a estas grandes inversiones en recurso humano y en equipos, que miles de panameños tengan una mejor calidad de vida dependerá de las donaciones, una cultura que no está creciendo como otros países, aunque ya se le puede hablar a los panameños de la donación de órganos, dice Iglesias.