08 de Ago de 2022

Nacional

Acusan a enfermeras de ‘usurpar’ sus funciones

PANAMÁ. Las diferencias entre los gremios de trabajadores de la Salud no terminan. Esta vez, son los fonoaudiólogos que le elevan la que...

PANAMÁ. Las diferencias entre los gremios de trabajadores de la Salud no terminan. Esta vez, son los fonoaudiólogos que le elevan la queja a la Jefa del Departamento de los Servicios de Enfermería, Nelda Almillategui, sobre la ‘usurpación de tareas de las enfermeras’ en las funciones que le concedió la Ley 1980.

Esta normativa legal estableció que son los fonoaudiólogos los únicos idóneos en todo el territorio nacional para realizar los barridos de audiometría, que se definen como: un estudios que efectúan un rastreo de la condición de un paciente y quien lo practique deberá conocer la prueba, la condición de uso, y estar lo suficientemente preparado para emitir su impresión como especialista.

Los afectados sostienen que las enfermeras no son las indicadas para esta función, a pesar de que ellas tengan una especialidad en salud ocupacional, especialidad esta que es un requisito para estar dentro del programa de salud ocupacional de la Caja de Seguro Social y no para poder usurpar funciones a otros profesionales.

Los fonoaudiólogos mencionan que cada año se gradúan 150 fonoaudiólogos, que tienen un campo laboral muy restringido debido a que otros profesionales acaparan este campo sin preparación alguna en instituciones públicas y privadas.

La doctora Mitzi Vásquez de Vásquez, subdirectora Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional de la CSS, firma un documento donde explica que las enfermeras especialistas en salud ocupacional cuentan con el aval para continuar realizando los barridos de audiometría y espirometría.

Vásquez de Vásquez sustenta esta posición en que el reglamento técnico DGNTI-COPANIT 43-2011, en ninguna de sus partes hace referencia a la realización de dichos estudios.

La Estrella le marcó al celular de Annette Creig, presidenta de la Asociación de Enfermeras de Panamá, para conocer su posición del conflicto, pero la dirigente contestó las llamadas ni los mensajes.

UN MAR DE NEGOCIACIONES

Mientras estos dos grupos elevan la consultas al Ministerio de Salud (MINSA), este ente mantiene varios frentes abiertos con otros grupos de trabajadores de la salud.

Entre estos grupos está la Coordinadora Nacional de Gremios Profesionales y Técnicos de la Salud (Conagreprotsa) -que agrupa 32 agrupaciones- que reclama el ajuste salarial contemplado hace dos años.

Los técnicos de enfermería con preparación universitaria lograron un incremento salario de $550 mensuales mientras que los que no tienen esta formación están descontentos con el MINSA y piden igual condición.

Los 16 gremios que forman la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal) también rompieron las conversaciones que sostuvieron durante dos semanas con el MINSA por considerarlas poco serias.

Dirigentes de la Comenenal señalaron que abandonar las negociaciones fue la primera medida de fuerza.