24 de Feb de 2020

Nacional

Muchos crímenes se originan en cárceles

PANAMÁ. La ministra de Gobierno, Roxana Méndez, aseguró ayer que se está trabajando para hacer cumplir los reglamentos dentro de los cen...

PANAMÁ. La ministra de Gobierno, Roxana Méndez, aseguró ayer que se está trabajando para hacer cumplir los reglamentos dentro de los centros penitenciarios del país, para que los privados de libertad ocupen su tiempo en cosas positivas. Con ello, la funcionaria corroboraba la participación de privados de libertad en la planificación de hechos delictivos desde las celdas.

En declaraciones a Telemetro, Méndez dijo: ‘Estamos haciendo una guerra frontal contra todas esas actividades, tratando que se cumpla con el reglamento’. Dentro de las cárceles se tiene prohibido el uso de celulares, aparatos electrónicos de conexión inalámbrico o vía internet.

La ministra explicó que durante este mes de octubre ‘vamos a tener el bloqueo de celulares en el 90% de la población penitenciaria’.

Adelantó que ya se han colocado bloqueadores de celulares en las cárceles de Chiriquí, La Chorrera, Colón, la cárcel de mujeres en la capital y en provincias centrales.

En La Joya y La Joyita se están realizando pruebas para aplicar el bloqueo, según explicó. ‘Se identificó que algunas instalaciones estaban muy vulnerables a los internos. Incluso, en unos semimotines se dañaron algunas de las (antenas) que estaban prácticamente listas. Estamos sacándolas del perímetro y reforzándolas’, comentó la ministra.

La Estrella tuvo acceso ayer a un mensaje difundido en la red Blackberry en la que se alerta al público no aceptar el ‘‘BB Pin’’ N° 24D111C, perteneciente a un reo identificado como Jonathan Saénz (de alta peligrosidad) ‘que te acosa y extorsiona, ya que tiene un programa satelital que sabe dónde ubicarte’.

Los detenidos tiene derecho a las llamadas telefónicas desde aparatos públicos. Para ello, se han habilitado en La Joya y La Joyita más de 90 teléfonos que los internos habían dañado y se están instalando más. Los detenidos tienen derecho a una llamada semanal bajo la supervisión de agentes, en un horario determinado, según lo expuesto por la funcionaria.