23 de Feb de 2020

Nacional

De lo precario a lo formal

El nombre de Adolfo ‘Fofo’ Díaz es -por lo menos en los sectores residenciales de Chanis y Villa Lucre- sinónimo de ‘hot dogs’. Con ingr...

El nombre de Adolfo ‘Fofo’ Díaz es -por lo menos en los sectores residenciales de Chanis y Villa Lucre- sinónimo de ‘hot dogs’. Con ingredientes sencillos, ‘Fofo’ y su familia han logrado establecer un negocio que actualmente genera ganancias de aproximadamente 700 dólares al día. Nada mal para alguien que no asistió a la universidad y que en el pasado tuvo que ganarse la vida sin poseer permiso de trabajo.

Adolfo, un tipo regordete y risueño, todavía recuerda la primera vez que se paró frente a un carrito de ‘hot dogs’ en la Avenida Central. Tenía 31 años. A pesar de la pena que lo embargaba, estaba dispuesto a colaborar con el pequeño negocio de su familia, con quienes arribó al Istmo a principios de los ochenta. Poco a poco fueron ampliando su clientela, lo que les permitió abrir un puesto de venta en Villa Lucre. Al principio, ‘Fofo’ pasaba hasta 18 horas frente a la parrilla. Hasta que una enfermedad lo obligó a alejarse definitivamente de la cocina, dedicándose a otro tipo de labores.

Con el pasar de los años, lo que comenzó como una actividad comercial que no ofrecía ningún tipo de seguridad a los miembros de su familia se fue transformado en una lucrativa microempresa formal.

Actualmente la empresa Seven Days, propiedad de la familia Díaz, consta de dos puestos de venta de ‘hot dogs’ y hamburguesas, en los cuales laboran 19 empleados. Cada uno de ellos recibe un salario de 376 dólares mensuales, más seguro social y atención médica gratuita. Hoy en día ‘Fofo’, quien recientemente obtuvo la nacionalidad panameña, reconoce los beneficios de la formalidad. ‘El hecho de ofrecer seguro me facilita la contratación de mano de obra’, señala.