Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Nacional

Alarma en La Chorrera y Coclé

PANAMÁ OESTE/COCLÉ. El año 2011 concluye en medio de un alto índice de homicidios en la región de Panamá Oeste, que hasta mediados de di...

PANAMÁ OESTE/COCLÉ. El año 2011 concluye en medio de un alto índice de homicidios en la región de Panamá Oeste, que hasta mediados de diciembre sumaban aproximadamente 99.

El caso más relevante fue el asesinato de los cinco jóvenes de ascendencia china secuestrados por ciudadanos dominicanos en complicidad con otras personas no detenidas.

Las víctimas de secuestros perpetrados en el mes de octubre del año 2010 y en septiembre del 2011 respondían a los nombres de: Yesenia Lou Kam, de 18 años; Young Wu Ken, de 27; Sammy Zeng Chen, de 19; Yoel Liu Wung, de 19; y Georgina Lee Chen, de 18 años.

La situación de muertes violentas que se registra en la región de Panamá Oeste es preocupante debido a que hasta el 21 de diciembre tan solo en Arraiján se habían registrado 64 homicidios, 15 de ellos en el corregimiento de Burunga, mientras que en el área comprendida entre La Chorrera, Capira, Chame y San Carlos, suman a 35.

CASO MÁS RECIENTE

Los casos más recientes son los del guardia de seguridad Rosendo Cortés, de 19 años, asesinado para robarle el arma de reglamento mientras cuidada el Minisúper Jaime en La Chorrera; y el de Alberto Enrique Cermeño, de 35 años, acribillado en su residencia en Valle del Sol en Arraiján a manos de unos sujetos que llegaron a vender zapatillas.

PENONOMÉ

El asesinato —por encargo— confirmado por la Policía Nacional de Coclé, del exgobernador y periodista Darío Fernández, ocurrido el 6 de noviembre, en Penonomé, no solo estremeció la opinión pública nacional, sino que otros dos casos de homicidios en Aguadulce con la muerte a machetazos de un estudiante indígena de Bocas del Toro por otros compañeros de estudios en El Barrero (16 noviembre) y el crimen pasional entre una pareja (17 noviembre), marcaron con ribetes sangrientos la agenda violenta en esta provincia.

Sumado a ello, otros hechos violentos, como el de una mujer que fue trasladada desde un hotel en Penonomé con herida de bala en la cabeza, un muerto en una riña tumultuaria en una discoteca de un centro turístico en Farallón; y hace poco, el hallazgo de una persona asesinada en un camino de la comunidad San Juan de Dios en Antón, además de los constantes hechos de violencia doméstica —más de 55— entre ellos, el más impactante, la muerte a martillazos de una mujer joven en Nuestro Amo de Olá, a inicios del 2011, impactaron la acostumbrada tranq uilidad provinciana.

Mientras, el balance de la Policía Nacional registra que la incidencia de la violencia y hechos delictivos ha sido baja en comparación con otros años, pero reconocen que los casos dramáticos y cercanos de noviembre han influido en la percepción de la comunidad sobre el supuesto aumento de la actividad delictiva o de violencia.