Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

Desigualdades paralizan la obra insignia de la década

PANAMÁ.. Gritando consignas, acostándose en el pavimento o sentándose a la sombra de los árboles, así llenaron las horas de ayer, miles ...

PANAMÁ.. Gritando consignas, acostándose en el pavimento o sentándose a la sombra de los árboles, así llenaron las horas de ayer, miles de trabajadores que por tercer día siguen de brazos caídos.

Los obreros se concentraron en Cocolí a la espera de la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), Alma Cortés. Anunciaban que si Cortés no se presentaba, se trasladarían hasta el edificio de la Administración del Canal.

Para las 9:30 a.m., Cortés llegó y habló con los huelguistas, que le enumeraron primero las peticiones monetarias: aumento de salario, emolumentos similares a los empleados extranjeros, y el pago de las horas extraordinarias.

Cortés, ante cientos de trabajadores, declaró: ‘un equipo de auditoría del Mitradel logró detectar algunas irregularidades en el proyecto de ampliación del Canal de Panamá. No se están realizando los pagos a los trabajadores en debida forma’.

Seguido, los trabajadores le señalaron otra serie de incumplimientos, como la falta de servicios sanitarios para tres mil personas, áreas para comer, transporte, agua potable y falta de equipos de seguridad.

Cortés prometió una reunión entre el consorcio GUPC, los trabajadores y ella como mediadora. Y se trasladó al edificio 747 de Balboa, para una reunión que no logró terminar la huelga, pero que acordó el pago de la suma adeudada para la tarde de este miércoles, medio millón de dólares, dijo Cortés.

La empresa ganó la licitación por un precio, señaló Cortés, pero ahora con estas solicitudes de los trabajadores, las cosas cambian y ellos están preocupados. ‘Nos volveremos a reunir a las cuatro de la tarde en el Mitradel para buscar una solución a la huelga’.

Los manifestantes, apretujados en la entrada del edificio, cuando se retiraba Edgar Ochomogo, gerente de Recursos Humanos de GUPC, le tiraban botellas plásticas de las que le había repartido minutos antes el Mitradel. ‘Línchalo’, pedían unos, cuando las unidades policiales que custodiaban el edificio acompañaban al ejecutivo.

Juan Arce, dirigente de los huelguistas, les resumió los logros de las casi tres horas de conversaciones desde la escalera. ‘A mí me pagan $3:52 por hora y me tienen que pagar $7:10’, cuenta un trabajador mientras Arce seguía desgranando los logros. ‘Pero hay chilenos que cobran 14 dólares la hora y por ese mismo trabajo a los panameños nos pagan cuatro’, dice el mismo trabajador con su mochila al hombro.

‘Si quieren ir a la reunión del ministerio les mandaremos tres buses’, promete Saúl Méndez, el secretario del Suntracs. ‘Hemos logrado que la ministra Cortés se comprometa a revisar el decreto 4 de 1980, que establece el salario en el Canal. Ahora, Saúl ya era aclamado.