Temas Especiales

30 de May de 2020

Nacional

¿Dónde van a dar los damnificados?

PANAMÁ. Ayer, cuando las imágenes del incendio de la sucursal de la Casa de la Carne en El Cangrejo ‘vestían’ los noticieros matutinos d...

PANAMÁ. Ayer, cuando las imágenes del incendio de la sucursal de la Casa de la Carne en El Cangrejo ‘vestían’ los noticieros matutinos de la televisión local, un grupo de personas afectadas por el último siniestro, en la calle 15 de Pueblo Nuevo, se miraban los rostros entre sí. Esperaban en el lote lleno de escombros, donde hace poco estaban los 72 cuartos en que vivían, para recibir ‘el primer golpe’ de alimentos que desde aquel día en que adoptaron la condición de damnificados, les proveen las autoridades.

El cuadro de esas setenta y tantas familias sustituye, por lo menos en la prioridad de los representantes del gobierno, a aquellos que lo perdieron todo en junio pasado en la Calle 13 de Río Abajo. En menos de un mes, 132 hogares de panameños humildes tuvieron que enfrentarse a la tragedia y no es la primera vez que ocurre —y lastimosamente no será la última— mientras el país no se ‘vacuna’ contra este tipo de desgracias.

Ejemplos huelgan. Los damnificados de diciembre de 2010 en Los Llanos de Chepo aún esperan en albergues ‘temporales’ las soluciones que el Gobierno les prometió para sustituir sus viviendas destruidas por la crecida del Bayano.

Incendios, desplomes e inundaciones son tan recurrentes en este país y lo más preocupante es que no haya una política definida para atender a estos hogares en desgracia. De esto, en el Gobierno, y por ahora, prefieren no hablar.

A los de la calle 13 de Río Abajo, el ministro de Vivienda, José Domingo Arias, les comunicaba que evaluaban construirles nuevas viviendas en el mismo corregimiento. Lo mismo esperan los de calle 15 Pueblo Nuevo; mientras duermen cada noche en pensiones pagadas con fondos públicos y ‘arrimados’ en casas de familiares y amigos.

Lo peor: muchas de estas familias no están en capacidad de pagar los precios de las hipotecas de hoy, por lo que la situación se les complica.

MIVIOT, Despacho de la Primera Dama, Sistema Nacional de Protección Civil, alcaldías y juntas comunales intervienen para dar asistencia a los damnificados con recursos estatales y apelando a la buena voluntad de la gente.

Ante esta falencia, Lucas Vianna, un panameño-brasileño de 25 años que labora en la Autoridad del Canal tuiteaba: ‘Japón, país de terremotos y está preparado; Cuba, país de huracanes y está preparado; Panamá país de lluvia, y se inunda en 20 minutos de precipitación’. Aquí le agregamos: ‘...y no estamos preparados para enfrentar esta calamidad’.