27 de Sep de 2022

Nacional

Obama gana en jornada estrecha

EEUU. Los Estados Unidos de Norteamérica vivió una emocionante y masiva elección para escoger a quien sería su presidente hasta el 2016.

EEUU. Los Estados Unidos de Norteamérica vivió una emocionante y masiva elección para escoger a quien sería su presidente hasta el 2016.

La contienda entre el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney, ’los encontró prácticamente empatados tras una reñida campaña hasta el último aliento.

Esa realidad se expresó también en las urnas, pues lo reñido de los resultados no permitió establecer una tenedencia ’hasta poco antes de la media noche,

El suspenso aumentó tras el cierre de las mesas electorales en los primeros estados, Indiana, Kentucky y New Hampshire.

Mientras las colas de votantes se extendían durante todo el día a lo largo del país, los dos candidatos pelearon el voto para una elección que presentaron como decisiva para el rumbo del país.

Barack Obama, de 51 años, el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos, pedía el voto por teléfono a votantes indecisos desde Chicago.

Mitt Romney, de 65 años, exgobernador de Massachusets (noreste), acudió a Ohio y Pensilvania para dos últimos mítines, para luego regresar a Boston con un discurso de victoria listo en el bolsillo.

Cuatro años después de su rotundo triunfo, Obama pidió un mandato más para enterrar totalmente la crisis económica, instaurar su gran reforma sanitaria y retirar a las tropas de Afganistán en 2014.

Romney, que dio un giro moderado a su mensaje conservador, intentó sin éxito frustrar esos planes con una agenda arriesgada, centrada en los recortes generalizados de impuestos y del gasto público.

Ambos lucieron emociona dos y cansados en el último tramo electoral, tras una agotadora campaña que representó un gasto de 6.000 millones de dólares para republicanos y demócratas, en plena recuperación económica.

Obama confesó cierto "nerviosismo" pero se manifestó confiado de haber hecho una buena campaña hasta el final.

Romney reconoció que se sintió ya "emocionalmente" ganador al ser recibido por sus simpatizantes. "Acabo de terminar de escribir mi discurso de victoria. Tiene unas 1.118 palabras", aseguró a reporteros. "Soy muy optimista, no solamente por los resultados sino también sobre el futuro de Estados Unidos" había afirmado en Cleveland, Ohio, donde visitó un local de voluntarios republicanos.

Horas antes Obama había hecho lo mismo, al acudir por sorpresa a un local de su campaña en Chicago, para ayudar a llamar a los últimos indecisos. "Hola, ¿hablo con Annie? Soy Barack Obama", dijo al teléfono ante la prensa. Al colgar, señaló: "Fue muy simpática, aunque al principio no tenía idea de quién le hablaba". Luego se fue a jugar a baloncesto, su ritual cada vez que hay elecciones, esta vez con dos estrellas de la NBA.

La participación se anunciaba récord por ejemplo en Florida, un estado indeciso donde el voto hispano inclinó la balanza.

Unos 12,2 millones de hispanos, la primera minoría de Estados Unidos con más de 50 millones de integrantes, pudo acudir a las urnas, lo que significaría un nuevo récord de participación tras los comicios de 2008, en la que dos tercios optaron por Barack Obama.