06 de Oct de 2022

Nacional

‘Prefiero El orgullo’

Omar Acosta se bajó del avión de Lan Chile y una vez puso el pie fuera del aeropuerto, se hincó y besó el suelo. Era sábado por la tarde...

Omar Acosta se bajó del avión de Lan Chile y una vez puso el pie fuera del aeropuerto, se hincó y besó el suelo. Era sábado por la tarde y Omar, argentino de unos 50 años, llegaba a lo que él llama las Malvinas.

Aunque habría estado hace 30 años en esos territorios, esta era la primera vez que ponía un pie dentro. La oportunidad anterior no desembarcó. Entonces era enfermero del Ejército argentino. Llegó para socorrer a sus tropas en la llamada Guerra de Las Malvinas. Ahora, con varias décadas más encima y seguramente algunas libras también, no reprimía su personalidad en nada. Venía con un grupo de compañeros veteranos, un profesor de historia y un periodista. La expedición es una de varias que llegan con relativa frecuencia a las islas. Ellos habían partido de muy al norte en Argentina y recorrieron todo el país, hicieron romería a la tumba de Néstor Kirchner en Río Gallegos y ese sábado habrían abordado el avión si acaso dos horas antes en el pueblo de los Kirchner. ‘Sí soy peronista, y sé que aquí nos han dicho que tratemos de no hablar fuerte’. El itinerario de Omar incluía un recorrido por el cementerio de los soldados argentinos muertos en la guerra de 1982. Omar no tiene duda de que entonces no les hablaron claro. ‘Tenía 18... comprendés... a uno le dicen qu e acá hay que defender lo tuyo y el orgullo te traiciona...’, argumenta Omar en su explicación del conflicto ocurrido hace tres décadas. Sin renunciar a sus convicciones acerca de a quién pertenecen las islas, con el paso de los días fue cambiando su ánimo. Confiesa que la cultura británica de las islas le resulta incóm oda. ‘Si hubiera más vuelos, me iría’, dice con algo de decepción Omar a mitad de la semana. Solo hay un vuelo semanal que entra y sale cada sábado. ‘Ahora no sé qué hacer ¿ves?... esto es Inglaterra... nosotros las sentimos muy nuestras y ellos, muy suyas’. Omar recién ahora conoce la tierra por la que empuñó las armas. ‘Es un choque con la realidad, es como en el 82, salí pensando que estábamos ganando la guerra y supe que perdíamos cuando empecé a recibir heridos en el barco’. Nadie nunca le explicó la situación en realidad. Él y miles de soldados argentinos debieron intuirla ante la abrumadora evidencia. Pero Omar no se amilana. Sigue convencido de que las islas son argentinas sin importar la realidad. ‘Si me pedís escoger entre realidad y orgullo... te soy sincero ché... prefiero el orgullo’.