Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Nacional

Autoridades no toman precauciones

La falta de conocimiento, pero sobre todo, la falta de una cultura política para abordar los temas que son de interés ciudadano dan al t...

La falta de conocimiento, pero sobre todo, la falta de una cultura política para abordar los temas que son de interés ciudadano dan al traste con los verdaderos caminos hacia el desarrollo. Este es el ejemplo de Cerro Patacón, un tiradero de basura en una ciudad que se cree del primer mundo.

Digo esto porque Cerro Patacón tuvo la oportunidad de establecerse como un lugar de deposición de las basuras con todos los controles de calidad y técnicas acordes al bienestar ambiental y sanitario que exigen los modelos de desarrollo urbano.

En noviembre de 2004 entra en vigencia el Protocolo de Kyoto y el Municipio de Panamá decide ingresar en estas nuevas disposiciones que en síntesis era eliminar de los vertederos los gases de efecto invernadero, principal causa del deterioro de la capa de ozono y el calentamiento global. Se llegó a un acuerdo con la Corporación Andina de Fomento y ellos dieron el soporte económico para contratar a la empresa SCS Engineers para que realizar el estudio de la pre-factibilidad y posterior factibilidad y el plan maestro para llevar la administración de Cerro Patacón a una empresa privada con el objetivo de comenzar a quemar los gases en junio de 2009.

El proyecto se llegó a licitar en enero de 2008. La empresa ganadora fue el consorcio Urbaser/Plotosa que pagaría $11.93 por tonelada métrica de basura tratada.

Este plan maestro incluía un proyecto de infraestructura: construcción de oficinas de administración, de los caminos de circulación interna y externa, así como, cerca perimetral, garitas de entrada y salida, dotación de infraestructura eléctrica y de agua y captaciones de agua pluvial. Mientras que el proyecto social incluía un área destinada para la segregación de los desechos insertando a los pepenadores y otorgándoles condiciones dignas de trabajo. Este proyecto único en el país fue abandonado por el alcalde electo Bosco Vallarino. Su irresponsabilidad y la ignorancia de su equipo llevaron a una crisis en el tema de la recolección de los desechos sólidos que obligó al Estado a descentralizar su administración, el cual fue el segundo error. Con esta acción le dieron el golpe final al proyecto. No hubiera incendio ahora en Cerro Patacón ni la ciudadanía tendría que aguantarse la terrible contaminación que genera si hubiésemos realizado lo que en materia de ambiente era lo indicado.

Este trabajo elaborado y financiado por la Corporación Andina de Fomento y Agencia de Cooperación Internacional de Japón no le costó nada al erario municipal. Sin embargo, en julio de 2011 salió una licitación para crear otro plan maestro ‘para control y fiscalización del vertedero Cerro Patacón’ por $22 millones cuando todo estaba realizado e inclusive se puede apreciar en el sitio de Naciones Unidas http://cdm.unfccc.int/Projects/DB/TUEV-SUED1355992480.72/view

ARQUITECTO