Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

Asamblea busca un nuevo defensor

PANAMÁ. ¿Sabe Usted qué es ombudsman? Quizás no, ¿verdad? Es la palabra sueca que define a la controversial figura del defensor del Pueb...

PANAMÁ. ¿Sabe Usted qué es ombudsman? Quizás no, ¿verdad? Es la palabra sueca que define a la controversial figura del defensor del Pueblo. Su origen se remonta a la República Romana, una institución para la protección y defensa de los derechos fundamentales.

La figura migró de Europa hasta llegar a nuestro país. El 5 de febrero de 1997 se promulgó la Ley No. 7, por la cual se creó la Defensoría del Pueblo. Se dispuso entonces que el defensor(a) debía ser designado para un periodo de cinco años, pero en 16 años Panamá ha tenido siete defensores: Ítalo Antinori Bolaños, Juan Antonio Tejada Espino, Liborio García, Mónica Pérez, Ricardo Vargas, Patria Portugal, Javier Mitil.

De esa lista, dos defensores han sido removidos. En 2006 los diputados destituyeron a Liborio García por haber participado de un acto proselitista de Sergio Gálvez y estar vinculado a varias sociedades anónimas.

Ayer, los diputados sumaron a la lista a Patria Portugal como la segunda defensora destituida. Por contrataciones irregulares por casi $500 mil.

QUÉ ESTÁ PASANDO

Esas dos destituciones han dejado un sin sabor: algo está pasando en la Defensoría del Pueblo. ¿Qué será?

El propulsor de la creación de la Defensoría del Pueblo en Panamá, Milton Henríquez, resume en dos factores el problema: ‘salvo Tejada Espino, el resto de los defensores no han entendido cuál es su papel’.

Según la ley que creó la Defensoría del Pueblo, las actuaciones del defensor del Pueblo están dirigidas a proteger a las personas de los posibles abusos que cometa la Administración Pública y que de alguna manera violen sus Derechos Humanos.

El ombudsman actúa por medio de resoluciones, sugerencias, advertencias, recordatorios y algunas veces mediante la crítica, pero ninguna de estas actuaciones tiene poder coercitivo o jurisdiccional. Las sanciones son morales. Además, el dirigente del Partido Popular agrega que otros de los factores que ha llevado a que la Defensoría esté en el ojo de la tormenta es que ‘a los defensores los nombran como un botín político’.

Recuerda que lo que se debe hacer es designar a un funcionario al margen de la política partidista y por su valor moral. Se requiere que sea así para que los funcionarios o instituciones hagan caso a los llamados de atención que les hace la Defensoría.