Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Nacional

¿Firmes contra el delito, o lentos por seguridad?

PANAMÁ. Lo insólito ocurrió en horas de la mañana frente a las cámaras de la televisión nacional el pasado 16 de septiembre en la Gran E...

PANAMÁ. Lo insólito ocurrió en horas de la mañana frente a las cámaras de la televisión nacional el pasado 16 de septiembre en la Gran Estación de San Miguelito y ante las narices de dos miembros de la Policía Nacional. Un carterista que había sido detenido con la ayuda de la víctima por dos policías, una mujer y un hombre, se les escapó mientras le pedían sus documentos. Segundos después, que parecieron eternos, el policía inició una persecución a paso lento, enredado entre sus charratelas, mientras el delincuente avanzaba a zancadas en medio de vehículos y transeúntes. Por las imágenes parecía que el camarógrafo de Telemetro avanzaba más rápido.

Así desapareció el ladrón dejando en entredicho el trabajo de los policías y a su víctima frustrada y con los ojos irritados, porque en la gresca que había sostenido con el carterista para someterlo los policías le rociaron gas pimienta. Al final de la historia, el delincuente fue detenido por otros policías, pero la imagen caricaturesca de la labor de este dúo puso de relieve la falta de motivación entre los miembros de la Policía y su plan de entrenamiento físico. Igualmente, resurge el tema de los salarios de los policías y el de los trabajos en sus horas libres, una práctica conocida como ‘FISCOI’.

CONDICIONES FÍSICAS O DESMOTIVACIÓN

‘Esa fue una escena ridícula ver a un policía uniformado, gordo correteando a un delincuente. Los gobiernos desde el 90 hasta la fecha han descuidado la formación del hombre’, observa el general retirado Rubén Darío Paredes.

Paredes considera que el adiestramiento de un agente policial debe ser constante y esto forma parte de la estrategia nacional, que no sea solo dotar al policía de más armas, sino formarlo para enfrentar la peligrosidad que hay en estos días.

‘Un policía de hoy debe ser un hombre formado sin arma, pues, él por sí solo debiera ser un arma, sin ninguna vara policial. Solo frente a usted es un hombre superior por la formación y adiestramiento que recibe, físico y psicológico. Eso es lo que está haciendo falta’ puntualizó el general retirado.

Se intentó conocer de parte de La Policía Nacional sus programas de entrenamientos y capacitaciones, pero el departamento de Relaciones Públicas informó que en estos momentos no podían compartir esa información.

Sin embargo, un agente policial que pidió reserva de su identidad, relató lo siguiente: ‘A veces trabajamos de siete de la mañana a 9 de la noche. Cuando terminamos lo único que queremos hacer es llegar a casa, cenar, y los que tenemos familia con niños pequeños debemos dedicarle tiempo también. Terminamos totalmente agotados’.

-¿Y los turnos, días libres que?

-Debiéramos tener dos días libres, pero resulta que en los últimos tiempos nos dicen que las calles están menos seguras y solo nos dan uno por semana.

-¿Ustedes hacen ejercicios constantes? ¿Por qué vemos agentes con algo de sobrepeso?

-No. Lo que pasa es que hay metabolismos diferentes y personas que por más que hagan ejercicio no bajan de peso.

El agente explicó que luego del nombramiento a un policía se le exige pruebas físicas tres veces al año, que son obligatorias, así como exámenes generales de salud anualmente. Si se considera que el agente tiene un problema de depresión o inestabilidad emocional se le piden pruebas psicológicas, para ser evaluados y detectar cualquier cambio en su conducta. ‘Pero no se crea, esos policías que usted ven con algo de panza están en mejores condiciones que otros que no la tienen’, aclara.

A MERCED DE LOS CAMBIOS POLÍTICOS

Otro de los temas que podría afectar a los uniformados en sus aspiraciones y a quienes busquen sobresalir en su profesión, es que están conscientes que el máximo cargo de la institución está sujeto a la política y cambio de gobierno. Así lo ve Irving Muñoz, quien fue comisionado y director de Docencia de la Policía Nacional. ‘Siempre viene a dirigir la Policía alguien de afuera, que no conoce. Uno gana con un policía que dirija la institución, que no sea una persona que obedezca a un grupo político, sino que obedezca a la sociedad porque eso lo que va a dar es continuidad, y entonces en función de eso cada vez que cambia un gobierno cambia un director. Eso afecta la motivación del agente’.

Si bien en esta administración se ha dotado de equipos a la Policía Nacional y se han mejorado sustancialmente los salarios de los policías (antes un policía empezaba ganando 300 dólares y ahora inicia con 490.00 dólares), hay otros asuntos que hacen que la percepción de inseguridad aparezca como el segundo tema más importante de los panameños en todas las encuestas, solo superado por el alto costo de la vida.

De acuerdo con Severino Mejía, criminólogo y experto en seguridad, si no se respeta la institucionalidad la moral del policía se viene abajo. ‘Cuando hablamos de institucionalidad nos referimos a los ascensos, que se hacen por méritos, por antigüedad, por concurso por pruebas físicas, no por amiguismo u otras consideraciones que traen desmoralización’ mencionó Mejía.

FISCOI Y EL DESCANSO DE LOS POLICÍAS

Durante pasadas administraciones, donde el salario del agente y el presupuesto de la Policía Nacional era muy bajo se creó el Fondo de Intercambio de Servicios para cumplir con los objetivos de la instititución conocido como (FISCOI), que no es más que el servicio que ofrece el uniformado en actividades privadas como la vigilancia de camiones de reparto.

El FISCOI se creó mediante el Decreto número 171 en mayo de 2007, el cual debe estar regulado por la Contraloría General de la República.

El general Paredes cuenta que a este trabajo extra se le denomina FISCOI. El policía trabaja en su día libre y puede ganarse entre 15 y 40 dólares, dependiendo de la actividad que desempeñe. ‘Esto le hace mucho daño a la institución porque le resta eficiencia. Si el agente hace este trabajo en su tiempo libre bajo la mirada de la Policía cuando regresa a su turno regular entonces está cansado’, dice Paredes.

El FISCOI, según Paredes, genera a la institución algo más de 4 millones al año y asegura que esta práctica es inconstitucional porque a pesar que la Contraloría es el ente encargado poco se conoce del manejo de estos fondos.