Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Familias damnificadas de Curundú podrían ser trasladadas a La Chorrera

En pie de alerta se encuentran las autoridades del distrito de La Chorrera, por la posible llegada de 80 familias procedentes de Curund...

En pie de alerta se encuentran las autoridades del distrito de La Chorrera, por la posible llegada de 80 familias procedentes de Curundú, hacia el sector de Loma de Mastranto.

Estas 80 familias que vieron cómo sus viviendas se consumían por las llamas en el año 2007, posiblemente habiten 80 de las 250 casas que conforman el proyecto habitacional que desarrollará el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento territorial (MIVIOT) en el sector de Loma de Mastranto, con lo cual se le daría solución a las familias que se vieron afectadas en noviembre del año pasado cuando se registraron inundaciones en La Chorrera.

Para Tomás Velásquez, presidente de la Comisión de tierras, del concejo de representantes, esta decisión está fuera de lugar, pues originalmente el Miviot señaló que el proyecto era para las familias que necesitaban un hogar residentes en el distrito, pero si se restan 80 viviendas, entonces será esa cantidad de familias que se quedarán en el aire sin posibilidad de salir del peligro pues el municipio no posee tierras para ofrecerles.

Dijo que se les ha dado solución a algunas familias que actualmente viven en lugares propensos a inundaciones, a través de los drenajes del río Caimito, pero aún quedan muchos que por el peligro que corrían residen en juntas comunales o calles y no se les ha dado respuesta.

Al respecto, el alcalde de La Chorrera, Temístocles Herrera, informó que enviaría una nota a la Ministra del MIVIOT, Yasmina Pimentel solicitando que algún funcionario se presente el próximo tres de diciembre ante el concejo, en cortesía de sala para que corrobore y explique la decisión tomada de llevar 80 familias de Curundú a La Chorrera.

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, hace aproximadamente un año, ubicó a nueve familias residentes en Mastranto Final, que perdieron sus casas por las inundaciones en noviembre de 2012, en viviendas tipo modulares, pero tres de ellas regresaron por la demora en la construcción del proyecto, que debió ser terminado a finales de este año.

El ingeniero Francisco García, director de Coordinación de Proyectos del Miviot, señaló desconocer si las familias damnificadas serán ubicadas dentro de las 250 casas en La Chorrera, pues sabe que en el Proyecto Curundú aún hay espacio para estas personas.

Además, el ingeniero aseguró que conversaría con la ministra Pimentel para saber si hubo un cambio en el proyecto, debido a que la idea original era solución a las familias de La Chorrera.