Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Nacional

Comprometedora elección de directiva en la Corte

PANAMÁ. A siglos de haberse pronunciado una de las frases del gran filósofo frances Monstesquieu, pensamiento que dio a luz la instaurac...

PANAMÁ. A siglos de haberse pronunciado una de las frases del gran filósofo frances Monstesquieu, pensamiento que dio a luz la instauración del funcionamiento del Estado basado en la separación y distribución de poderes, en Panamá éste sigue siendo uno de los retos más importantes de nuestro sistema institucional.

Hoy a las dos de la tarde los magistrados de la Corte Suprema de Justicia renovarán la junta directiva de esta organización.

Y a pesar de que sea verdad o falso, existe una percepción generalizada de que la escogencia del presidente no es independiente. Más bien, que las influencias del Ejecutivo sin importar qué tiempos se vivan, contamina el funcionamiento y las decisiones soberanas de los magistrados o del resto de los órganos del Estado.

Hace dos años, las elecciones para la presidencia de la Corte solían efectuarse en el mes de octubre, sin embargo esta fecha se modificó, y a quienes les tocó abandonar el puesto en aquel momento mencionan que la modificación tenía un fin estratégico; garantizar que el que estaba ‘designado’ lograra los votos para presidente de la Corte. En esa ocasión resultó electo el Magistrado Alejandro Moncada Luna.

POSIBLES ESCENARIOS

Las intenciones de Moncada por reelegirse en el cargo lo llevaron a una ácida disputa con su colega Harry Díaz quien también anhelaba ocupar la presidencia. Pero al parecer Moncada no logró los cinco votos, y recientemente en un acto público cambió de parecer y anunció su desestimiento. Y casi como de la mano quedó apagado el deseo de Díaz.

Así las cosas, en el ala oficialista por así llamarla, quedaron tres candidatos; José Ayú Prado, Luis Ramón Fábrega y Hernán De León.

El primero que asomó sus intenciones fue el Magistrado José Ayú Prado que tendría que hacer un esfuerzo para convencer a los nombrados por el Partido Revolucionario Democrático: Harley Mitchell, Víctor Banavides, Jerónimo Mejía y/o Oydén Ortega.

Por descarte, y no por tanta casualidad, sale a luz Luis Ramón Fábrega que podría contar con los votos del ala PRD. Podría influir a la hora del voto la trayectoria y simpatía por su padre José Fábrega Ponce, quien fue suplente por muchos años en el Palacio Gil Ponce.

En todo caso, si en la primera ronda de votación se presentan abstenciones del ala PRD, no se lograría la mayoría para nadie, lo que provocaría una segunda vuelta donde se polarice la candidatura de Fábrega vs Ayú Prado, y en este ambiente podría tener más oportunidad quien se perfile con más imparcialidad.

Una opción, remota pero probable, es que si tras una larga sesión, ningún candidato logra la mayoría, es decir los cinco votos, podría permanecer en el puesto la actual junta directiva con Moncada al frente y Díaz de vicepresidente.

RETOS DEL SISTEMA

Quien resulte electo por los antecedentes ocurridos debe ser muy consciente de algunos puntos cardinales que requieren principal atención; uno de ellos es no solo al independencia judicial conforme a los tratados Montesquieu, sino a la libertad que cada juez y magistrado debe sentir al momento de tomar decisiones; debe comprometerse a impulsar e implementar el Sistema Penal Acusatorio que es más eficaz que el sistema inquisitivo tradicional; deberá tener un compromiso firme con la carrera judicial para nombrar por mérito y castigar las conductas inapropiadas; robustecer el órgano judicial ya que en caso de que el papel de esta entidad sea fundamental en algunas decisiones que deban erguirse frente al periodo electoral que se avecina.

Falta poner en funcionamiento un Consejo Judicial o de la Magistratura que esté integrado por dos o tres magistrados; presidentes del colegio de abogados; decanos de una facultad; por la sociedad civil. Este consejo debería ser vigilante de determinadas actuaciones de los magistrados, y sin juzgarlos, jugar el papel de orientador de las conductas de los magistrados.