Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Nacional

¿hay alguna otra opción viable, además de la muerte?

PANAMÁ. Al consultar si ‘remoción de los semovientes’ es sinónimo de sacrificio, Modesto Tuñón, de la Anam, aclaró que ‘no necesariament...

PANAMÁ. Al consultar si ‘remoción de los semovientes’ es sinónimo de sacrificio, Modesto Tuñón, de la Anam, aclaró que ‘no necesariamente’. El funcionario indicó que la autoridad analizará las propuestas y las posibles soluciones que se les presenten. Sin embargo, pareciera que el sacrificio es la opción más popular.

Esta semana, Manuel Castillo, presidente de la Asociación de Ganaderos de Veraguas (ANAGAN), comentó que, por un asunto fitosanitario, los animales de Coiba debe ser sacrificados y enterrados en la isla.

En el mismo tenor, Ricardo De Ycaza, de Ancón, afirma que si bien viejos estudios han determinado que la carne de los semovientes que hay en Coiba es comestible, lo más recomendable es hacer un nuevo análisis, pues ‘existe una gran posibilidad de que si estas vacas han sido infectadas con algún tipo de agente que esté presente solo en Coiba, al introducirlas a tierra firme podrían ocasionar algún tipo de problemas’. También menciona: ‘En el caso de que sí sean aptos para el consumo humano, el dilema estaría en averiguar la manera más viable de aprovechar la carne de este ganado, ya que el traslado de tantos animales a tierra firme representa un reto difícil y sumamente costoso’.

Transportar 2,500 vacas, búfalos y caballos a tierra firme no es un asunto simple. Juan Maté, del Smithsonian, comenta que ‘los caminos viejos carreteros, en su mayoría se han perdido o erosionado y no son transitables. Hay muchos puentes que se han caído, por lo que el acceso es muy difícil, y el ganado, apenas escucha la llegada de humanos a 1 o 2 km, corre a esconderse. Son animales que entran en estrés cuando se les trata de enlazar y no se les puede poner en corral. Al final, el costo que van a tener esos animales si se les extrae para usar su piel y su carne, es mayor al beneficio que van a dar’.

Para el biólogo marino lo más rentable es el sacrificio, pues en otros sitios con problemas similares se ha aplicado esta opción: ‘trabajando con la experiencia en otros sitios de patrimonio de la Unesco, (la mejor opción) es el sacrificio in situ y que el medio natural acabe con las carnes. De Ycaza, sobre esta idea, comenta: ‘si se considerara la aniquilación in situ sin remover los cadáveres, no se sabe qué efecto podría causar para la isla esta cantidad de material animal en descomposición’.

Tomando en cuenta esto, asegura Maté que la Anam hará unas adaptaciones al método y, en vez de dejar los cadáveres al aire libre, serán enterrados y cubiertos con cal.