Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Nacional

Chiricana Cristhian Ortiz es la ‘reina de las tejas’

CHIRIQUÍ. Cristhian Ortiz Pérez se gana la vida instalando tejas en viviendas y proyectos. Con esa labor, sin ser arquitecta y sin tener...

CHIRIQUÍ. Cristhian Ortiz Pérez se gana la vida instalando tejas en viviendas y proyectos. Con esa labor, sin ser arquitecta y sin tener una carrera afín, ha sacado adelante a sus cuatro hijos como madre soltera.

Cuando son las 5:30 de la madrugada, la ‘reina de las tejas’, como popularmente la conocen sus clientes, ya está despierta para irse a colocar tejas chitreanas, españolas, mexicanas, clásicas y antiguas, negocio al que se ha dedicado desde hace aproximadamente ocho años.

PRIMEROS PASOS

Sus pininos los hizo en la comunidad de Valle Escondido, en el distrito de Boquete. Allí, recuerda que un extranjero apodado ‘Fili’ le brindó la oportunidad de instalar tejas en dos casas. Esa fue su primera experiencia, aunque un poco temerosa le gustó, porque la actividad genera buenos dividendos, frente a una situación económica muy elevada.

A partir de ahí, Cristhian fue vendiendo su nombre y también su empresa: ‘Cristhian Ortiz S.A.’

La humilde y valiente chiricana residente en la comunidad Divino Niño 4, poco a poco se fue dando a conocer en el mundo de la tejería, y un buen día un arquitecto de apellido Pitty la recomendó para instalar tejas en un centro comercial. Fue allí cuando empezó a despegar.

‘Este negocio funciona donde se construyen obras grandes, centros comerciales y barriadas extensas‘,’, contó la mujer. Agrega que en muchos de esos proyectos prefieran colocar techo de tejas. ‘Es así como me localizan: hablo con el cliente, acordamos precio, le enseño fotos de los trabajos que ya he realizado, y se cierra el trato’, dijo la dama al diario La Estrella.

DEPENDIENTES

Ortiz tiene cuatro hijos, todos ellos aceptan la labor que hasta el momento ha hecho su madre, aunque cuando inició en el oficio no estaban muy de acuerdo porque se trata de un trabajo que realizan con mayor frecuencia los varones.

Edgardo Vásquez es el mayor, tiene 15 años y dice sentirse orgulloso de su mamá; Josafath Ortiz es el segundo con 12 años, Cristian Ortiz tiene ocho años, y Ángela, la reina de la casa, tiene 4 años. Lo primero que hacen es abrazar a su madre, tras el retorno de una agotadora jornada bajo la lluvia o el sol.

Isaac y Carlos son los que según Cristhian permanecen más tiempo con ella, son sus colaboradores, y juntos instalan tejas en diversos puntos de la provincia.

INGRESOS

‘Yo he visto en este trabajo la forma de ganarme el sustento familiar, mis ingresos son de aproximadamente $800 mensuales, siempre me pongo un salario de 200 dólares por semana, lo mismo hago con los que trabajan conmigo, a ellos también les tengo un sueldo’, aunque el negocio varía dependiendo del tamaño de las casas, relata.

Cristhian aduce que mensualmente trabaja unas dos casas cuando la actividad es buena, de lo contrario solo una en el mes. El año pasado, colocó tejas en seis residencias, sin contar anexos, dúplex, bohíos y hoteles, pero la última colocación la efectuó en el Museo de Historia y Arte José Domingo de Obaldía Orejuela, que actualmente está siendo remozado.

QUIÉN COLOCA LAS TEJAS

Según comparte Pitty, después que retornó de la capital para forjar su compañía, una dama fue la primera que laboró en uno de sus proyectos, colocando las tejas de un centro comercial, esa fue Cristhian.

El empresario comenta que se sorprendió, porque la labor de tejería no es típica de una mujer, agrega que pidió referencias y la misma gente de la construcción se la recomendó. La contactó para que iniciara la labor que ha desarrollado por más de ocho años, en los diferentes proyectos.

PONDERA LA LABOR

‘El trabajo que realiza Cristhian no lo hace cualquiera, me atrevería a decir que muchos hombres no lo cumplen a cabalidad, ella tiene su carácter para manejar el personal con el que cuenta, pero desde el punto de vista humano, por ser padre y madre de familia, es un ejemplo para los que laboramos en las construcciones’, señaló el arquitecto Alejandro Pitty.

Resaltó Pitty que en la provincia de Chiriquí hace falta mano de obra calificada para clocar tejas, y agregó que cada vez que se revisan las obras para su respectiva entrega, es Cristhian quien le advierte sobre la seguridad de la garantía, lo que indica que ella sabe hacer su trabajo.

HABLA DE SUS PADRES

Iris de Ortiz, madre de ‘La Reina de Las Tejas’, es una de las personas que más ha respaldado su trabajo, ella cuida los niños y está al tanto de lo que requieran cuando Cristhian se va a laborar. Entre tanto, Carlos Ortiz, su progenitor, hace de chofer trasladando al personal a las áreas de trabajo desde tempranas horas.

Cristhian Ortiz Pérez reconoce que las recompensas personales llegan por esfuerzos propios y asegura que su oficio la ha convertido en una mujer luchadora, aunque siempre le han preguntado por qué escogió ese menester, que aduce no es común entre las mujeres.

Para ella, la actividad siempre tendrá algo distinto a las demás y expresa sentirse satisfecha y orgullosa con lo que hace.