Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

GUPC reanuda obra este jueves, ACP pagará 38.6 millones

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio de constructoras del Grupo Unidos por el Canal (GUPC) lograron la noche de aye un...

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio de constructoras del Grupo Unidos por el Canal (GUPC) lograron la noche de aye un preacuerdo ante la crisis financiera que desde el 5 de febrero ha paralizado las obras de ampliación de la vía interoceánica. Las constructoras se comprometieron a reanudar los trabajos este 20 de febrero, según informó la Autoridad del Canal en un comunicado.

En un pequeño informe, la Autoridad precisó que el consorcio —compuesto por la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana— “aceptó el llamamiento reiterado de la ACP y se comprometió esta noche [de miércoles] a reiniciar” el jueves “la construcción del tercer juego de esclusas”, parte central de las labores para expandir la ruta acuática.

“Tan pronto sean reiniciados los trabajos”, la Autoridad del Canal remitirá al consorcio empresarial un total de 36,8 millones de dólares (26,8 millones de euros) “correspondientes a trabajos facturados de diciembre, con el objetivo de que los trabajadores de GUPC cobren su quincena pendiente, y además se haga frente a otras obligaciones con proveedores”, agrega el informe.

La Autoridad del Canal pagará 26,8 millones de euros al consorcio por retomar el trabajo “Adicionalmente, las partes se dieron al menos 72 horas para acordar puntos sobre fechas de entregas de las compuertas, cronograma de ejecución, calendario de repago de moratoria y otros aspectos claves en el desarrollo del proyecto”, precisa el texto.

“Las decisiones de las partes se dieron durante conversaciones telefónicas entre la ACP” y los directivos “de las empresas que componen el consorcio”, puntualiza. “Sin embargo, todavía existen algunos temas en los que no se ha logrado concordancia”, advierte.

Tras meses de diferencias, el desencuentro financiero estalló el 1 de enero, cuando el consorcio de constructoras anunció que el 20 de enero suspendería los trabajos si la Autoridad del Canal se negaba a pagarle 1.600 millones de dólares (1.200 millones de euros) que le faltan en sus flujos de caja por gastos adicionales imprevistos en la construcción de las esclusas para expandir la ruta. La empresa estatal rechazó esta decisión.