Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Nacional

Secretos de la dueña de la frase "Ayúdame Calderón"

La frase todavía se oye y se lee. El rostro, la mirada pícara y el bamboleo puede apreciarse una y otra vez en las imágenes de televisi...

La frase todavía se oye y se lee. El rostro, la mirada pícara y el bamboleo puede apreciarse una y otra vez en las imágenes de televisión. Nilka Denis, una ex vendedora de drogas del barrio de San Miguel, es hoy una especie de celebridad por ser la autora-protagonista de la etiqueta “ayúdame Calderón”. Sin embargo, opina y habla de todo lo que le ha tocado vivir.

El 26 de octubre de 2012, durante un motín protagonizado por las internas del Centro Femenino de Rehabilitación, Denis fue entrevistada por canales nacionales para que explicará los motivos de la protesta. “Todavía aparezco como procesada, no entendí. Una mujer enferma como yo, diabética y con todas las enfermedades por favor haga algo Calderón ayúdeme que usted puede hacerlo, así como ayuda a fulana y a sultana. Usted me puede ayudar, no porque sea la más negra y la más fea del penal no me vas a ayudar”, aseguró frente a miles de televidentes que grabaron la imagen de Nilka.

La noticia fue repetida en televisión una y otra vez y se convirtió en tema del momento en las redes sociales: con más 270 mil visitas en You Tube se convirtió en un video viral.

Ya no era una más de las 900 presas de la cárcel de mujeres. De hecho, cuando el pasado 26 de febrero salió de la cárcel, volvió a ser noticia de varios medios de comunicación.

Ahora en su apartamento de no más de 50 metros cuadrados en el edificio Hortensia de San Miguel, le confiesa a La Estrella de Panamá que se hizo amiga de Ángel Calderón, el director del Sistema Penitenciario Nacional al que le pidió ayuda en vivo y directo. Tiene tan fama que ahora reclama derechos sobre el uso de su imagen para publicidad y promociones. Además, dice que conoció en la cárcel a La Chechi (Mayseth Castroverde) y considera que la presa del más alto perfil de la cárcel de mujeres Mayté Pellegrini paga por los verdaderos “cocotudos que deberían estar entre las rejas”.

Denis, de 51 años y paciente diabética, vive con sus hijos, un hombre de 25 años que no trabaja y una joven de 13 años que está al cuidado de un familiar. En su apartamento entran y salen vecinos del barrio. “¿Qué pasó Nilka, ellos son de la televisión?”, grita un hombre desde la puerta de su cuarto. Él huele a marihuana.

Ella todavía no tiene trabajo, afirma que habla inglés “niuyorkino” (vivió 16 años en Nueva York) y cree que su vida cambiaría positivamente si alguien “le ayuda” a establecer una fonda para vender comida, empresa en la que involucraría a su hijo que como ella sabe cocinar.

Sin embargo, la propia televisión que la hizo célebre publicó denuncias de otras presas señalando que el director mantenía favoritismo con ella gracias a la popularidad que ganó y le toleró la agresividad y el abuso hacia otras internas.

El trato

Sobre su relación con Ángel Calderón, Denis cuenta que se inició no por lo que ella dijo en televisión sino porque fue el propio funcionario el que acudió a ella para tratar de conseguir aliados en su intento por calmar a las presas el día del motín.

Reclamo sobre su imagen

La etiqueta “Ayúdame Calderón” tiene dueño y “esa soy yo”, asegura Nilka, con su estilo 'rakataka' de hablar. Sabe que esa frase ha dado lugar, por ejemplo, a una cuenta de twitter en su honor: @AyudameCaldern, un hashtag, a promociones en tazas para tomar café y hasta personajes de televisión.

“No me ha gustado que han utilizado mi imagen. Me agarraron de payasa los canales, ellos haciendo fama conmigo y ninguno se me acercó. Ni un papel higiénico me ofrecieron, que lo necesitaba bastante, un supersito (compra de víveres) y todavía siguen haciendo fama conmigo. Quiero que se acerquen ahora, que me ayuden. Necesito que me den algo de esa 'platita' que se han ganado a costilla mía”, manifiesta indignada.

Sus amigas de la Cárcel

Su gran frustración fue no haber podido tomarse una foto con la Chechi, quien está detenida por tráfico droga, el mismo delito que ella: Nilka, por 30 piedras o crack, y la Chechi, por intentar que dos modelos llevarán unas maletas que contenían cocaína a EEUU.

Otra prisionera mediática es la ex colaboradora de la empresa de valores Financial Pacific, Mayté Pellegrini, única detenida y acusada en el fraude por 14 millones de dólares en la casa de valores.

“Esa es mi amiga”, manifiesta Nilka cuando le preguntan por Mayté. “Lo que yo, quiero es que Martinelli suelte a la pela. Que se deje de cizaña y suelte a la pela… no se cuál es el verg***o que tiene. Le dije que iba a hablar por ella en la televisión. Que él que arregle la cosa con los grandes pero que suelte al a pela y deje tranquila a su familia”, añade.

“Cuando iba por la preventiva hablaba con ella y le decía ‘oye’ Mayté que le hiciste a Martineli, yo voy a hacer que Martinelli te suelte”, dice, entre tantas cosas que dice. Y al final, Nilka Denis sólo será recordada por una frase: “Ayúdame Calderón”.