Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Nacional

Panamá: el país invadido por los carros

–¿Cuánto carro cabe en Panamá? ¡Cuánto!– Se pregunta con cierta desesperación el taxista en medio del interminable tranque–. Aquí le amp...

–¿Cuánto carro cabe en Panamá? ¡Cuánto!– Se pregunta con cierta desesperación el taxista en medio del interminable tranque–. Aquí le amplías la calle a la gente y la gente aprovecha para comprar más carros. Así no se va a acabar esta vaina– dice el transportista mientras golpea el volante y emite una expresiva vulgaridad.

Sin estadísticas ni mediciones concretas, el conductor no está tan lejos de la realidad: en tres años, de 2011 a 2013, se han vendido 153,058 carros. Y cada año, los números superan los de los doce meses inmediatamente anteriores. Por ejemplo: en 2011 fueron adquiridos 46,307 vehículos de primera mano; en 2012, 50,609; y el siguiente año, 56,142.

Un informe de BBVA titulado ‘Panamá Situación Automotriz’, de febrero de 2013, calculaba que la venta de carros llegaría a 52,800 unidades ese año y que para 2014 sería de 54,420 autos.

Si se comparan las cifras de la ADAP (Asociación de Distribuidores de Automóviles de Panamá), sobre la venta de vehículos en Panamá durante el 2013 y los estimados de venta de BBVA; se observa que las predicciones del Banco Bilbao Viscaya Argentaria (BBVA) se superaron en un 6%.

Si se aplica este porcentaje al cálculo de la BBVA para el 2014, esto quiere decir que para el presente año podría esperarse que las calles de Panamá reciban unos 57,685 carros nunca antes usados.

¿CUÁNTOS CARROS HAY EN PANAMÁ?

Pero los carros nuevos no son los únicos en el país. La Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) informó, a mediados de diciembre de 2013, que el Registro Vehicular tenía inscritos 998,500 carros. Para llegar a un millón de vehículos, tan solo habría que agregar 1,500 unidades al registro.

Nicolás Brea, funcionario de la ATT, declaró a la agencia de noticias ANPanamá que mensualmente el Registro Vehicular crece en 3,000 unidades. Quiere decir que, a menos que la tendencia haya cambiado drástica y repentinamente, en Panamá ya hay más de 1 millón de carros circulando.

Si se vincula los datos del Registro Vehicular en diciembre de 2013 con la población de Panamá según el censo de 2010 —3,405,813 personas—, se revela que el 29% de los habitantes del país tienen un carro.

El Banco Mundial (BM) indica que en Panamá, por lo menos hasta el 2010, por cada mil habitantes hay 132 vehículos. A nivel de Centroamérica, Panamá es el segundo país con menor población, solo por delante de Belice. Sin embargo, al comparar a Panamá con los otros miembros del istmo centroamericano, solo Costa Rica tiene más carros por cada mil habitantes, 177. En El Salvador la cifra es de 67 y en Nicaragua, 56. En Honduras, para 2008 había 95 carros por cada mil personas y en Guatemala para 2007 el índice era de 27. En esos años —2007 y 2008—, Panamá tenía 117 y 135 carros por cada mil habitantes, respectivamente.

Indica el informe de BBVA que ‘dada la estabilidad en los precios de los combustibles, las bajas tasas de interés y las mejoras en el ingreso promedio, Panamá logrará duplicar su parque automotor en los próximos 10 años’.

Estimaciones de la Contraloría General de la República indican que para el 2023 la población de Panamá podría estar en 4,150,091 personas. Esto quiere decir que, grosso modo, cerca del 50% de la población tendrá un carro propio dentro de 10 años.

¿PANAMÁ ESTARÁ LISTA?

Según el arquitecto Álvaro Uribe, nuestra ciudad ‘de ninguna manera’ podrá soportar que la cantidad de vehículos se dupliquen como augura la BBVA. El urbanista opina que ‘esa proyección obliga a revisar el modelo de urbanismo diseñado para el automóvil (desconectado, de baja densidad y casitas individuales) y replantearlo’.

Uribe comenta que la salvación de la ciudad está en ‘un diseño urbano más denso, de conjuntos de apartamentos y abundante espacio público, orientado por y hacia el transporte colectivo’. Para el arquitecto, ‘la única manera de contrarrestar ese efecto de congestión cotidiana y creciente es el transporte colectivo. La mejor medida es el Metro y el Metrobús. Y más líneas de Metro que, primero, atiendan la demanda actual y luego orienten el crecimiento futuro de la ciudad’. Además, resalta Uribe, es necesaria ‘una revisión completa de las casi inexistentes normas urbanas, y la utilización de impuestos prediales, para que el buen negocio que es esta ciudad para unos cuantos, pueda llegar a la ciudad y a la mayoría’.

NÚMEROS DESCONOCIDOS

Aunque se sabe que la cantidad de carros en el país aumenta y se registra cuántos autos se adquieren al año, se desconoce cuánto representa esto en dinero. Al consultar en la ADAP, informaron que no manejan ‘información de ventas en dinero’. La Contraloría tampoco, pues, en su informe sobre los principales indicadores económicos, registran el movimiento que genera la venta de autos nuevos, pero solo en cantidad de vehículos vendidos.

No hay forma de saber qué porcentaje del PIB representa esta actividad económica. Sin embargo, un informe de la Superintendencia de Bancos destaca que, hasta junio de 2013, los préstamos personales de autos en el Sistema Bancario Nacional eran de $877.7 millones.

La investigación de la BBVA menciona en una de sus páginas que en el 2011 la importación de carros generó $1,109 millones.

Se intentó obtener datos adicionales con la ATTT sobre los carros que salen de circulación o las motos en el país y no hubo respuesta.

¿DÓNDE DEJAR LOS CARROS?

Y así como aumenta la cantidad de carros en las calles, también aumentan ciertas necesidades, como la de tener espacios para estacionarlos.

En 2012 El Siglo publicó un reportaje sobre la dificultad de conseguir un estacionamiento en la ciudad de Panamá. A mediados de 2013 Hitler Cigarruista, de Capital Financiero, publicó en este semanario un artículo de opinión en el que se pregunta: ‘¿Dónde pueden las personas que trabajan en la ciudad estacionar sus autos?’ y añade: ‘Es evidente que la ciudad de Panamá tiene un enorme déficit en materia de estacionamientos públicos’. En una publicación de La Estrella el 21 de septiembre del año pasado se menciona que ‘Hasta el cierre del mes de agosto, las boletas a vehículos mal estacionados sumaban 48,957’.

En el reportaje sobre los estacionamientos, El Siglo indicó que el Municipio de Panamá había instalado ‘un aproximado de 392 aparatos estacionómetros’. Estos casi 400 ‘parquímetros’, como también se conoce a estos aparatos, fueron reemplazados el año pasado por unos de tipo digital. En total se instalaron 1,100 medidores nuevos. En su momento, La Estrella reportó que esta instalación se realizó en los corregimientos de Bella Vista y Calidonia.

Además de esta medida, el Municipio de Panamá y el Gobierno Nacional han implementado otras. En octubre de 2013 Ricardo Martinelli aprobó la construcción de tres estacionamientos soterrados que habilitarían mil cien aparcaderos nuevos que son tan solo la primera etapa de un total de 2,500 espacios que habrá en la ciudad. En su momento el presidente dijo: ‘Aquí están los tres estacionamientos soterrados que prometimos ubicados en los parques Porras, Francisco Arias Paredes (avenida Cuba y Perú) y el Harry Strunz (calle 50 y 58 oeste)’.

En relación a este mismo tema, Prensa.com publicó que ‘los contratos fueron otorgados mediante la modalidad llave en mano a Antonella de La Valle, representante de la empresa Estacionamientos Unidos S.A., e Iván Bernal, de la empresa Plaza Parking S.A’.

‘En esta primera fase, se construirá un promedio de mil cien estacionamientos en la zona subterránea, invirtiéndose, además, en mejoras a las plazas, cuidando las áreas verdes, instalando un mobiliario moderno y un nuevo ambiente paisajístico en cada sitio. Este modelo de gestión no representa ninguna inversión para la Alcaldía de Panamá ya que el proyecto será financiado en su totalidad por los inversionistas, quienes serán los administradores y una parte de la ganancia obtenida le revierte al Municipio de Panamá’, informó la Presidencia de la República en su momento a través de una nota de prensa.

Se sabe que cada estacionamiento tiene un costo entre $4 millones y $5 millones y que, como informó El Siglo, las empresas que desarrollarán el proyecto ‘tendrán 20 años para explotar el servicio de aparcamiento y de publicidad’.

Pero no solo el sector público ha abordado el tema. En los últimos años, se ha comenzado a implementar el cobro por utilizar aparcaderos privados.

La Ley 45 del 31 de octubre de 2007 que dicta las Normas sobre Protección al Consumidor establece que los lugares destinados a estacionamientos podrán cobrar por minuto, pero no establece tarifa, lo deja a la libre oferta y demanda. El reportaje publicado en La Estrella ‘Estacionarse, una complicada tarea’, del 21 de septiembre de 2011, menciona que ‘Solucionar la falta de aparcamientos en la ciudad de Panamá es aprovechado por empresas que hacen de cualquier espacio vacío un estacionamiento. Se cobra dependiendo del área. Las empresas que se dedican al negocio de estacionamientos cobran desde $0. 03 a $0. 06 por minuto’.

Sobre este tema, Giovanni Fletcher, del Instituto Panameño de Derecho de Consumidores y Usuarios, comentó a La Prensa: ‘La medida conlleva una presión adicional, ya que obliga a los visitantes de estos locales a tener que comprar para tener un ‘‘sello’’, que le exonere del pago por el uso del estacionamiento o este debe cumplir con el pago de la tarifa establecida’.

Otra nota del mismo diario abordó el tema desde el punto de vista de los hoteles y citó a Sara Pardo, gerente general del hotel Westin de Costa del Este, quien comentó que ‘el cobro por el uso de estacionamiento es una tendencia ya generalizada en el país en edificios, hospitales y centros comerciales’.

En otra publicación de La Estrella sobre este tema, del 24 de noviembre de 2013, Osmar Sánchez, administrador de Regency Real Estate —compañía privada que brinda el servicio—, dijo ‘que este negocio nace por la necesidad que hay en Panamá’. Sánchez, en ese momento, justificó los costos diciendo que ‘los precios han cambiado. En el año 2011 subieron el salario mínimo, el porcentaje del ITBMS, por ende también se hizo un incremento en las tarifas de los estacionamientos, porque los números no daban’.

Javier Gutiérrez, director comercial de Metro Parking, al ser consultado, corroboró de manera indirecta lo que se publicó el 21 de septiembre en relación a que ‘se cobra dependiendo del área’. Gutiérrez declaró a La Estrella que ‘los precios se establecen dependiendo de la calidad que se ofrezca. En Calle 50, una plaza puede estar costando $250 mensuales, y una en Vía España, $60, es lo que he visto’.

EL INTERIOR

El 84% de los carros vendidos en el 2013 —47,239 unidades— se quedaron en la provincia de Panamá. El 16% restante se dividió de la siguiente forma: el 7% (3,940 carros), en Chiriquí; 2% (1,179), en Veraguas; otro 2% en Colón (1,077); en Coclé se estrenaron (1,024 carros, 2% más; 906 en Herrera (también 2%); y 709 en Los Santos que es el 1%. En Bocas del Toro se vendieron 68 carros (menos del 1%) y en Darién, 0. Eso, en total, representa 8,903 carros.

Al respecto Uribe analiza y dice que ‘las ciudades del interior, especialmente David, Santiago, Chitré y Penonomé, se están convirtiendo en miniaturas de la ciudad de Panamá con ese abominable diseño de barrios desconectados que se encierran y dependen de las, cada vez más viejas vías principales y del automóvil. Esto, como hemos visto aquí, termina colapsando’.

Uribe considera que en provincias todavía se puede evitar lo que pasó en la capital, pero para lograrlo, ‘es necesario revisar esos modelos de expansión urbana y crear nuevas servidumbres viales que puedan acomodar el crecimiento previsible de manera más ordenada’.