Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

El basurero que se resiste a abandonar la ciudad

Los 800 moradores de El Espino están expuestos a la contaminación que producen los desechos

La disposición final de los desechos sólidos es un problema que no se ha podido superar en décadas en la ciudad de Santiago.

El notable crecimiento de la población que registra la capital veragüense demanda soluciones para la contaminación que emana del vertedero, un reservorio a cielo abierto.

José Manuel De León, un morador del lugar, señala que ningún alcalde se ha preocupado por implementar o fomentar el reciclaje.

‘El consumo exagerado de productos, muchas veces innecesarios, representa toneladas de desperdicios, a los cuales no se les está dando un tratamiento’, dijo.

Herminio Rodríguez, de la comunidad de El Espino, manifestó que llevan más de 30 años respirando el olor de los desechos, humos tóxicos y polvaredas.

‘La situación se agudiza con el pasar de los años, ya que la población regional ha crecido y ahora suman unos 800 habitantes afectados. Luego de 32 años, la comunidad de El Espino ya ha pagado su cuota de sacrificio y ahora exigimos que se traslade el vertedero a otro lugar. Para nosotros, esa sería la solución’, acotó.

Belén Hernández, directora de la Región de Salud de Veraguas, manifestó que han tenido muchas quejas de la comunidad porque el vertedero está ardiendo y esto ha ocasionado malestares a los residentes.

La doctora expresó que han aumentado los casos de problemas respiratorios en los residentes del sector debido al humo por la quema de basura.

Hernández manifestó que los técnicos realizan inspecciones diarias en las barriadas cercanas al basurero y los moradores que presentan afectaciones en la piel los trasladan al centro de salud de Canto del Llano.

Para buscar medidas sanitarias a corto plazo, las autoridades veragüenses han creado una mesa de trabajo.

A la fecha, se han realizado seis reuniones y para mañana esperan el informe del Municipio de Santiago y de la empresa Sacosa, contratista encargada de la recolección de los desechos.

Evidelio Adames, del Centro de Investigación de la extensión Regional Universitaria de Veraguas, fue quien ideó esta mesa técnica, con el fin de mantener un control de participación por parte de las entidades y las comunidades.

MAL ESTADO DEL CAMINO

Elías Adames, del Municipio de Santiago, prometió resaltos y reparaciones en la carretera hacia el vertedero para eliminar el polvo que levantan los camiones cuando se dirigen a depositar la basura.

El MOP pondrá el material y el municipio, las maquinarias para las obras, dijo Adames.

La Gobernación de Veraguas, en conjunto con otras instituciones, realizó una reunión con el grupo de pepenadores que trabaja en el basurero. De este encuentro se estableció el horario de trabajo para controlar las actividades que se realizan en este lugar: de seis de la mañana a cuatro de la tarde.

Unas 60 personas se dedican a escarbar en la basura en busca de materiales reciclables.

Lorena, una de ellas, piensa que la empresa recolectora debería tener un tractor en buenas condiciones para el trabajo de compactación y hacer menos arriesgado el trabajo que ellos realizan.

Uno de los requisitos que deberá cumplir Lorena para ingresar al sitio es portar un carné.