Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

Martinelli, sorpresas hasta el último día de su mandato

Hoy, en su último día como presidente de Panamá, nada será diferente

En cinco años, el hasta hoy presidente de la República, Ricardo Martinelli, ha sorprendido por su controversial manera de gobernar.

La incertidumbre, la zozobra, la sorpresa, la imposición y la confrontación con sus adversarios políticos, indígenas, campesinos, estudiantes, obreros, empresarios y medios de prensa, fueron parte de su administración.

Hoy, en su último día como presidente de Panamá, nada será diferente.

Uno de sus colaboradores más cercanos, el vocero presidencial, Luis Eduardo Camacho, dijo a La Estrella de Panamá que desconoce cuál es la agenda del último día del mandatario, pero asegura que ‘será un día normal de trabajo’ que se extenderá hasta altas horas de la noche.

Y como gobierno de sorpresa y confrontación, la sociedad civil teme que, en las últimas horas, como lo han hecho costumbre los gobernantes salientes, se conozcan decretos ejecutivos en los que se darían nuevos indultos presidenciales.

LA ‘ÚLTIMA CENA’

Casi al final de la jornada, a las siete de la noche, Martinelli ofrecerá una cena de bienvenida a los jefes de Estado que llegarán al país para participar, mañana, en la investidura del presidente electo, Juan Carlos Varela.

La ‘última cena’, en la que Martinelli será el anfitrión como presidente saliente, se realizará en la Casa Amarilla y solo participarán invitados internacionales y miembros del actual gobierno, no estará ninguna de las nuevas autoridades.

Después de compartir, degustar y conversar con sus hasta hoy homólogos, según aseguró Camacho, Martinelli se reunirá con su equipo de trabajo en la Presidencia, para entonces abandonar el Palacio de Las Garzas.

Hasta el momento de redactar esta información, no había programado algún encuentro con la prensa. Cualquier actividad de despedida, se mantenía en reserva y sería una sorpresa para el país.

DESPEDIDA ADELANTADA

Martinelli se despidió del país a través de un vídeo que colgó la semana pasada en la página web de la Presidencia de la República. En él destacó el crecimiento económico de Panamá y las obras que realizó durante su administración. Pero como lo más destacado afirmó que ‘nunca se vendió’ y que además llevará al pueblo en su corazón.

Cuando iniciaba su gestión de gobierno en julio de 2009, en su primer Consejo de Gabinete Martinelli ordenó la creación de la Secretaría del Metro, adscrita al Ministerio de la Presidencia, con la finalidad de que la licitación, construcción y administración del Metro de Panamá se realizara de manera ágil.

El Metro no fue la única megainfraestructura que dejaría. Martinelli no se cansó de repetir que le gustaría ser recordado por las obras. No faltaron las inversiones multimillonarias en carreteras, hospitales, aeropuertos, escuelas, líneas de agua potable, centros de acopio de alimentos y mercados públicos. En estos proyectos nunca hubo investigación ni se supo si alguien ‘metió la mano’.

En cada proyecto, la sombra de sobrecostos, contrataciones directas y adendas elevó la mayoría de los costos hasta que provocó que la deuda pública aumentara a $13,500 millones.

Las obras no fueron las únicas marcadas por escándalos. Cientos de hectáreas de tierra fueron adquiridas de manera irregular.

El padre del hombre más cercano a Martinelli, y entonces ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, obtuvo 54.3 hectáreas de playas en Juan Hombrón, a título gratuito.

La titulación gratuita de un relleno en Paitilla se hizo conocer como el ‘escándalo del florista’.

Durante la campaña electoral en la que ganó las elecciones el 2009, Martinelli repitió como su principal eslogan en contra de los políticos tradicionales ‘Llegan limpios y salen millonarios’, pero su mandato se caracterizó por escándalos de corrupción, denuncias por manejos irregulares y cuestionadas obras. Ninguna denuncia fue investigada.

ESPIONAJE INSTITUCIONAL

El espionaje a cargo de las instituciones de seguridad del Estado fue una de las notas que marcó la administración Martinelli. Panamá fue incluido entre los países del escándalo de los Wikileaks. Se filtró que la exembajadora estadounidense Barbara Stephenson dijo que el propio Martinelli le pidió ayuda técnica para espiar los teléfonos de sus opositores.

Organismos de derechos humanos, la sociedad civil y políticos opositores denunciaron con frecuencia que sus líneas de teléfono celular, correos electrónicos y otras comunicaciones eran permanentemente espiadas. Hubo denuncias y reclamos, pero la situación nunca varió.

Ayer, Martinelli reapareció en público. Al parecer, empezó a asimilar que dejará el poder hoy y que volverá a su vida de empresario, ahora desde la oposición política.

En su cuenta de Twitter colgó una fotografía en las afueras de uno de sus supermercados en Punta Pacífica. Martinelli, el empresario que llegó a la Presidencia con el 60% de los votos y que sale con un 68% de aceptación, será, desde mañana, en el quinto expresidente postinvasión.