Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

‘El Canal ampliado nos obliga a cambiar modelo’

Alemán Zubieta escribe libro sobre su experiencia dirigiendo la vía interoceánica

‘El Canal ampliado nos obliga a cambiar modelo’
Alberto Alemán Zubieta..

EXPERIENCIA

Aunque ya han pasado 23 meses desde que salió de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Alberto Alemán Zubieta no oculta su pasión por la empresa que, junto a los 10 mil nacionales vio crecer y fortalecerse bajo el mando 100% panameño.

Este frenesí, que se respira mientras habla de su paso por el Canal, quedará plasmado en un libro que ya adelanta y que espera tener listo cuando el tercer juego de esclusas empiece operaciones en el 2016.

Tiene mucho que contar. Fueron 16 años de esfuerzo y dedicación que entregó a esta empresa, a la cual tuvo que estructurar para poder competir en el mundo marítimo comercial.

Desafíos a futuro

Posición geográfica, terminales en los dos océanos más grandes del mundo, un centro bancario, una zona franca, líneas de interconexión y un canal ampliado son para Zubieta la combinación perfecta para que Panamá se posicione como uno de los 10 países líderes más grandes del mundo en logística, transporte y tecnología.

Solo agregando nuevos elementos, según el exadministrador de la ACP, el Canal competirá como una ruta que entiende a su cliente y sus necesidades.

No obstante, este dominio del mercado será posible, de acuerdo con Zubieta, si se modifican patrones en la educación, en la formación del recurso humano y si se mejora la infraestructura para agilizar la movilidad de la carga que pasa por esta tierra.

Problemas como la falta de agua, déficit en la educación, en la recolección de la basura, deben ser de fácil solución, según este ingeniero, quien pone como reto superado haber podido ampliar el Canal.

Y es que para Zubieta, Panamá debe ir estructurando las formas en cómo se va a administrar la sostenibilidad de la economía en el tiempo. Es el modelo que recomienda.

Su legado

Capturar nuevos mercados, aumentar la tarifa de peajes de los barcos y ofrecer nuevos servicios fueron para Zubieta episodios ‘interesantes’ que debió sacar adelante con astucia y mucha precaución, a fin de demostrar que los panameños podíamos administrar el Canal.

Solo cuatro años transcurrieron desde que había asumido la jefatura de la ACP cuando se aventuró con pasos firmes a buscar nuevos clientes. Aquellos que, con valores agregados como el ahorro en tiempo en el tránsito por la franja de 80 kilómetros, encontraran en el Canal su mejor aliado.

Fue así como la vía acuática en el 2000 pasó de tener el 11% de los clientes que usaban la ruta, que va desde el noreste de Asia hasta la costa este de Estados Unidos, a controlar el 43 por ciento con la puesta en marcha del plan ‘Ruta toda en agua’.

Zubieta, quien asumió las riendas de la institución, justo cuando se encontraba en puertas la transición de la vía acuática , asegura que el modelo de administración del Canal, el cual gestionó junto a su equipo de trabajo, tiene ‘180 grados de diferencia’ al que los norteamericanos aplicaron durante los 85 años que estuvieron al mando.

Del modelo norteamericano, según cuenta Zubieta, solo quedan los planes de operación y de mantenimiento.

A este ingeniero, amante de las pinturas y las esculturas, también le correspondió establecer el marco jurídico del Canal plasmado en la Constitución de la República. Sin lugar a dudas su reto más importante fue liderar el proyecto de la ampliación de la vía interoceánica.