Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

Productores rechazan impuesto

La misma idea está siendo acariciada también por Chame, La Chorrera y Colón

Productores rechazan impuesto
Los productores temen que con el impuesto la actividad deje de ser lucrativa.

Era solo un temor, pero se ha hecho realidad. El pleno del Consejo Municipal de Capira aprobó ayer la creación de un impuesto de 1 centavo por cada libra de pollo producido dentro de los límites del municipio.

La misma idea está siendo acariciada también por Chame, La Chorrera y Colón.

La Asociación Nacional de Avicultores (Anavip) ha declarado que está dispuesta a ir a la Corte Suprema de Justicia ‘para defender su negocio y proteger al consumidor de un inminente encarecimiento de este producto alimenticio’.

Carlos Salcedo, representante de los productores, señaló que este impuesto refleja una ‘desconexión entre los municipios y la política del Estado’: mientras que el Gobierno intenta impulsar la economía del campo, los municipios podrían lograr que los productores terminen vendiendo sus fincas para quienes las vayan a destinar a la actividad turística.

CHEPO, COLÓN Y CAPIRA

Los planes para cobrar el nuevo impuesto al pollo varían de acuerdo con el municipio.

El ya aprobado impuesto en Capira es el de menor cuantía. Solo se cobrará 1 centavo por libra de pollo.

En Chepo, el impuesto se dirigiría más bien al cobro de $3 a los carros que transporten el producto agropecuario, en concepto de ‘uso de las calles’.

En Colón serían cobrados $100 por camión que transporte comida para la producción.

LABOR DELICADA

La crianza del pollo es considerada por los productores como una labor muy delicada, cuyo éxito dependería del volumen y de la eficiencia alcanzada por cada empresario del sector.

‘Las ganancias se manejan por décimas de centavo por libra’, señaló Salceda.

‘Los municipios se llevarían un centavo de cada 5 o 7 que logre ganar cada productor’, añadió.

De acuerdo con el capireño Ítalo Salcedo, en los últimos años los costos de producción han ido aumentando y van a seguir subiendo, lo que hará que el impuesto vaya a impactar directamente en el costo del producto para el consumidor final.

‘Hemos intentado conversar con las autoridades municipales de Capira en tres ocasiones, pero los intentos han sido infructuosos. No hemos podido convencerlos del impacto negativo que este impuesto ocasionaría a la producción de pollo’, dijo Salcedo a La Estrella de Panamá .

REPETIDOS INTENTOS

El intento de establecer el ‘impuesto al pollo’ no es nuevo. En el año 2000, el Municipio de Capira llegó a aprobarlo, pero lo hizo equivocadamente como ‘guía de ganado avícola’, lo que fue aprovechado por los productores para insistir en el daño que el gravamen representaría para la actividad. Finalmente, el municipio desistió.

Otra vez fue planteado en el 2007 y el 2008, también sin éxito.

DINERO MAL USADO

Pero lo que más molesta a los productores avícolas es que no creen que el dinero que se vaya a recaudar a través del impuesto será usado para beneficio de la comunidad.

‘Seguramente lo usarán para aumentar la dieta de los representantes o para pagar favores políticos, pero no para mejorar la recolección de la basura o la seguridad de las fincas’, aseveró Salcedo.