Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Nacional

Escuelas de manejo, en la mira de la ATTT

En el país hay 60 centros que forman a conductores. Algunos no cumplen con las normas. Hay quejas por el mal estado de los autos

‘Diana’ (nombre ficticio) describe la experiencia como una pesadilla. Aprender a conducir en una escuela de manejo del distrito de La Chorrera le resultó una desagradable experiencia de la que se quiere olvidar.

Desde el primer día, la jornada no empezaba sin pasar antes por la casa del propietario de la autoescuela, para, con el instructor a bordo del auto de ‘aprendiz’, solicitar el dinero para la gasolina o el aceite.

En una ocasión, relató que el vehículo se quedó sin frenos durante la clase.

‘Al acabar cada lección, tenía que ir a casa a bañarme, pues terminaba sucia y hedionda a grasa’, contó indignada.

Molesto por los insistentes reclamos de Diana, el propietario del centro de enseñanza vial llegó a decir que le devolvería su dinero. Lo que no sabía es que ella había pagado el curso completo ($300) y no en cuotas, como aparentemente es la costumbre.

Al enterarse de esto, rectificó y le pidió que comenzaran el curso para no romper el contrato.

LEGALIDAD

El Resuelto N° 380 de 4 de diciembre de 2000, de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), regula la actividad de enseñanza vial y capacitación en el manejo de vehículos a motor en Panamá.

En el país, hay 48 escuelas de manejo establecidas, a las que debe sumarse 12 más, por las sucursales.

La norma detalla que un curso incluye 36 horas, dividido en 20 horas de teoría y 16 de práctica. Los estudiantes aprenden el Reglamento de Tránsito, mecánica preventiva, primeros auxilios, manejo a la defensiva, entre otros módulos.

Aquilina de Vallarino, jefa del Centro de Educación Vial de la ATTT, dijo a La Estrella de Panamá que desde el mes de julio hasta la fecha, solo una escuela, ubicada en Chepo, ha realizado trámites para operar; sin embargo, están evaluando si cumple los requisitos.

Por el momento, se ha detectado que a la empresa le faltan algunas señales viales, además de que la administración y el salón de clases están juntos y que el logo de la entidad utilizado no está autorizado.

Vallarino informó que una inspección detectó la existencia de una escuela en Las Cumbres que utilizaba los servicios de un instructor que solo tenía la licencia nicaragüense. ‘No tenía sus papeles, solo pasaporte; eso es gravísimo’, precisó.

Los instructores deben ser personas idóneas, poseer licencia vigente y estar certificados por la Universidad Especializada de las Américas (Udelas). La autoridad abrió un expediente y sancionará a esta escuela con $500.

En otro de los centros inspeccionados, se encontraron vehículos usados para dar clases en malas condiciones o que no tenían el rótulo de ‘aprendiz’. En este caso, la multa por incumplimiento es de $150.

SUPERVISIÓN

La jefa del Centro de Educación Vial de la ATTT reveló que hace un año y medio no se supervisaban los centros de enseñanza vial, práctica que se ha retomado bajo su gestión.

Según Vallarino, el director de la ATTT, Julio González, dio instrucciones de que se sancione o cierre el centro de enseñanza vial que no opere atendiendo las normas. Hay escuelas que ‘no son serias’, por lo que deben ser supervisadas constantemente; sobre todo las que funcionan en el interior del país, aseguró.

Explicó que cada semana le toca firmar mil certificados de personas que han completado el curso de manejo.

Vallarino indicó que si Sertracen, empresa que realiza las pruebas para otorgar la licencia de conducir, les da la lista de personas que no aprueban los cursos ni teóricos ni prácticos, ‘allí está pasando algo’.

La ATTT advirtió que impondrá sanciones de $500 a los centros que vendan certificados ilegales. En caso de reincidir, se cancelará el permiso de operación.

Las multas por incumplimientos van de $50 hasta $500, además del cierre inmediato del lugar.

FORMACIÓN

La Udelas es la encargada de preparar a los instructores de las escuelas de manejo. El programa de Seguridad y Educación Vial, adscrito al Decanato de Extensión, fue creado en agosto de 2007.

El programa tiene como objetivo educar, sensibilizar y formar una clara conciencia de la ética y valores de los conductores; asimismo, desarrollar en el usuario una nueva cultura al conducir, con el fin de fomentar la seguridad en las vías, avenidas y carreteras.

Según la doctora Nicolasa Terreros, decana de Extensión de Udelas, es un plan que brinda servicios de capacitación en general en materia de educación y seguridad vial.

El programa de Seguridad y Educación Vial de Udelas ha logrado capacitar a 17,657 conductores en el país desde su creación, siendo ‘Movilidad segura y calidad de vida’, dirigido a infractores por ingesta de alcohol, el de mayor cobertura.

Terreros manifestó que esa universidad ofrece el diplomado en Formación de Facilitadores en Educación Vial, cuyo objetivo es capacitar a los instructores de escuelas de manejo, policías de tránsito y personas interesadas en el tema.

Ese programa, de cinco módulos, tiene una duración de cinco meses.