Temas Especiales

24 de May de 2022

Nacional

Los helicópteros que no vuelan

‘La Estrella de Panamá’ cuenta con los documentos que demuestran que el Minseg firmó contratos para reparar cinco naves. Solo una vuela

Desde el 2008 hasta el 2013, el Ministerio de Seguridad firmó una serie de contratos por la suma de casi $40 millones para reparar cinco helicópteros Bell 212. De estos, solo uno, repotenciado por la canadiense Hellitech Support Services, está operativo. El segundo apenas alza vuelo pero aún no ha pasado al inventario del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), ya que la empresa American Airparts, encargada de los trabajos de reparación, aún realiza algunos ajustes. Las tres restantes aún no han sido entregadas por esta última empresa.

Ante los cuestionamientos efectuados por el exministro de Seguridad José Raúl Mulino en los noticieros televisivos , La Estrella de Panamá se reafirma en la información presentada en los artículos de investigación publicados.

DE CERTIFICACIONES

El exministro Mulino aseguró que American Airparts, empresa a la que se le cedió el contrato de la repotenciación de los helicópteros una vez retornaron los aparatos de Canadá, no requiere de certificación de la Autoridad Aeronáutica Civil ‘como falsamente escribió este diario’. El exministro señaló que ‘American Airparts está certificada por los fabricantes de los helicópteros Bell de los Estados Unidos como una empresa que puede hacer y trabajar helicópteros Bell’.

Este diario se comunicó con el departamento de soporte técnico de la empresa Bell Hellicopter Textron Company, donde un representante indicó que American Airparts Inc. —en Panamá o en el Estado de la Florida, donde radican las oficinas principales de esta empresa— no es, ni ha sido una facilidad de mantenimiento aprobada por la Bell Helicopter Textron, Inc. El representante de la empresa agregó que en caso de que American Airparts especifique así sea, pasará la información al departamento legal de la empresa, que tomará las acciones correspondientes.

GÉNESIS Y DESARROLLO

Mulino indicó que el contrato firmado entre el Estado y la empresa canadiense Hellitech Support Services se firmó en el 2008, como en efecto así lo ha publicado este medio. También comentó que hizo una serie de consultas para evaluar si se continuaban los contratos debido a que las condiciones de los aparatos requerían de trabajos mayores a los ya pactados. Las consultas fueron hechas con el exdirector del Servicio Nacional Aeronaval, Rigoberto Gordón; con Rafal Bárcenas, exdirector de la Autoridad de Aeronáutica Civil, y con un grupo de abogados. En ese momento se acordó salomónicamente con la canadiense Hellitech Support Services que por los $13 millones y sencillo ya desembolsados, ‘se le entregarían dos helicópteros, cosa que se hizo. Y se haría un nuevo contrato por los otros 3. Así se hizo’.

Las palabras del exministro son imprecisas. La canadiense entregó una sola nave repotenciada en buenas condiciones, la AN-120. Podría decirse que es la única que se reparó entre las incluidas en este complicado grupo de contratos.

No obstante, confunde la información con la entrega de la segunda nave. Se trata de la AN-121, que, en junio de este año, el mismo Mulino recibió de la empresa a la que posteriormente se le cedería el contrato, American Airparts, tras la quiebra de la canadiense —la misma que Mulino bautizó con el nombre del general chileno Alejandro Bernales —. Este aparato, que no es el original, sino un helicóptero del año 1977 o de 1984 —según el documento de cancelación de matrícula, obtenida de la Oficina de Registro Aeronáutico de Colombia—, no está operativo en el SENAN.

CESIÓN POR TRAYECTORIA

El exministro afirma que cedió el contrato a American Airparts, ‘un proveedor de trayectoria en reparaciones de aviones y helicópteros del SENAN’. Agregó que éste tiene ‘talleres en Howard, donde están los helicópteros por la misma plata’.

Este diario investigó que la empresa en mención se registró en Panamá el 24 de noviembre de 2011. Para el momento en que se hizo la cesión del contrato, tenía solo un año de haber sido registrada.

El taller al que se refiere el exministro es en realidad uno propiedad de la empresa Naas, ubicado en Howard, donde se reparan las naves. American Airparts no cuenta con una certificación de Aeronáutica Civil para este tipo de reparaciones, por tanto, la certificación de calidad de estos trabajos estará a cargo de los mecánicos del SENAN, en quienes caerá la responsabilidad sobre cualquier consecuencia, para bien o para mal, que ocurra a los aparatos.

PAGOS

El exministro Mulino dijo ‘yo nunca he pagado $40 millones. En total, desde el gobierno de Martín Torrijos se han pagado $25 millones, no $40 como dice Coriat en La Estrella de Panamá. Eso es falso y así se lo escribí a Eduardo Quirós hoy’.

En efecto, el Gobierno (durante la administración de Torrijos y de Martinelli) comprometió, como se explica en la gráfica, casi $40 millones en la repotenciación de las naves. Esta suma abarca los tres contratos firmados entre el Estado y las empresas encargadas de las reparaciones. American Airparts alegó que aún no ha cobrado una parte de los dineros comprometidos por el Estado, como lo indica el exministro. Esto, según ha indagado este medio, se debe a las auditorías que realiza la nueva administración a cargo del ministro Rodolfo Aguilera y al cumplimiento de la empresa en la reparación de las naves.

Por otra parte, los caparazones que llegaron de Canadá, embarque del cual no existe registro de ingreso en la Autoridad Nacional de Aduana, se encuentran en la base del SENAN en Chame enlistados como parte de un descarte de chatarra.

Según Mulino los helicópteros ‘no son idénticos a los que se llevaron porque ese contrato establece que se podían reparar aquellas partes que no servían’. Sin embargo, la empresa American Airparts, reemplazó las naves, no las arregló.

HELICÓPTEROS

El exministro indicó que la nueva administración no ha honrado el contrato firmado con American Airparts ‘y los helicópteros están ahí sin entregar’.

Este diario averiguó que American Airparts no ha completado los trabajos de reparación. En junio del corriente, el director del SENAN Belsio González indicó a La Estrella de Panamá que la empresa entregaría, a partir de esa fecha, un helicóptero por mes y que American Airparts cumpliría con lo pactado antes de tiempo.

Mulino afirma, al referirse a las publicaciones de este medio, que la periodista Adelita Coriat ‘cotizó un helicóptero versión militar y la empresa que lo representa en Panamá se lo dio. Usted no compra un helicóptero militar porque yo cotizo como si voy a comprar algo en la esquina. Eso no es así, es como se distorsiona la verdad y se manipula la información’, indicó.

La periodista no obstante, publicó que la nave AN-137, que se accidentó en febrero durante un operativo antidrogas costó al Estado $15,922,349, y que su reemplazo aún no arriba a Panamá a pesar de que la aseguradora ya pagó $13,385,000 a Brad Internationals, empresa a la que se le compró un Bell 412.

ADENDAS CON HELLITECH

En agosto de 2009 Rigoberto Gordón, entonces director del SENAN, envió una nota a Alejandro Garuz, viceministro de Seguridad, alertándolo de que ‘la empresa Hellitech tiene problemas financieros’.

No obstante, a pesar de la advertencia, Mulino efectuó una adenda al contrato un año después, en diciembre de 2010. La extensión en tiempo y reparación de los tres helicópteros israelíes —que en efecto eran una compra inútil para el Estado— se pactó por $19,219,976.