Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

La zona libre en la que se cobran impuestos

Los vendedores de la frontera denuncian que agentes de la aduana ‘tica’ obligan a los turistas a tributar por sus compras en Panamá

La zona libre en la que se cobran impuestos
Los comerciantes aseguran que la situación pone en riesgo 4 mil empleos.

Los comerciantes de Paso Canoas criticaron a las autoridades aduaneras de Costa Rica por cobrar impuestos de introducción a quienes adquieren productos del lado panameño de la frontera, lo que, aducen, está socavando la rentabilidad de los negocios en esta franja.

El presidente de la Cámara de Comercio de Paso Canoas, Karim Gozaine, corroboró la situación y señaló que la zona franca de la frontera es uno de los sectores comerciales que cada día logra mayor interés para los inversionistas.

Gozaine ponderó la semana pasada que, debido a la disputa, la actividad comercial habría caído en un 20%, aunque sus colegas vendedores consideran que este estimado es conservador.

Jaime Oda, otro vocero de los vendedores panameños, calcula que lo que habrían dejado de percibir podría llegar hasta el 40% de las ventas con respecto al año pasado; es decir, unos $50 millones.

‘Las personas temen comprar porque corren el riesgo de que les quiten la mercancía o les cobren impuestos de entrada’, advirtió Oda.

Eso, añade el vendedor panameño, se refleja en la reducción progresiva de personal. Sólo su local ha despedido a unas 15 personas en diciembre.

Del lado panameño hay 4 mil empleos en riesgo y del lado costarricense otros mil, dicen los empresarios.

¿Y EL PACTO?

La Cámara de Comercio fronteriza llama la atención sobre el escenario. Apenas, dice Gozaine, ‘nos estamos recuperando’ de un bajón de turistas. La semana pasada, 7 mil personas ingresaron a territorio panameño por esa entrada.

Los comerciantes se quejan de que el conflicto contraviene un acuerdo firmado en noviembre entre los presidentes Juan Carlos Varela y Luis Guillermo Solís para optimizar la gestión fronteriza.

El gobernador de Chiriquí, Hugo Méndez, prometió gestionar una solución desde el gobierno central.

‘La esperanza es que se establezca una alianza entre ambas naciones y no nos quiten la mercancía’, reclamó José Luis Castro, vendedor ambulante del lado tico.