Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Nacional

Junta de la CSS espera informe clave sobre Ciudad Hospitalaria

Ramiro De León, presidente de la directiva de la CSS, afirma que todavía hay tiempo para corregir la situación del megacomplejo hospitalario

Junta de la CSS espera informe clave sobre Ciudad Hospitalaria
El centro médico, de 1,200 camas de hospitalización, fue licitado inicialmente por$ 587 millones.

En enero del año pasado, el entonces director de la Caja de Seguro Social (CSS), Guillermo Sáez Llorens, anunció que el edificio de Urgencias de la Ciudad Hospitalaria se entregaría en mayo de ese mismo año.

En junio de 2014, a un mes del traspaso a las nuevas autoridades del presidente electo Juan Carlos Varela, Sáez Llorens reconoció retrasos en las obras y señaló que la nueva fecha de entrega sería diciembre de ese año.

La modalidad del contrato firmado entre Sáez Llorens y la empresa española FCC Construcciones fue ‘llave en mano’, es decir, los pagos se harían al recibir los edificios.

Sin haberse recibido oficialmente ningún edificio, la CSS ya ha pagado $230 millones a la contratista, señaló Ramiro De León, presidente de la Junta Directiva de la CSS.

El directivo, que ha hablado en los medios de comunicación de las anomalías del megaproyecto, sostiene que no han analizado el tema en las sesiones de la Junta porque aún esperan el informe técnico que le han solicitado al director Estivenson Girón.

‘Él (Girón) se comprometió a enviarnos el documento esta semana. Necesitamos ese informe para evaluar lo contratado y lo que se construyó’, dijo De León, banquero jubilado que preside la junta del sistema de seguridad social del país desde hace año y medio.

PAREDES DE CARTÓN

Durante las primeras visitas al megaproyecto, que se edifica en el antiguo campo de antenas de Chivo-Chivo, Girón detectó problemas de suministro de agua potable, de acople eléctrico, zonas inundadas y paredes de gypsum.

En el recorrido de junio de 2014, Sáez Llorens declaró que ‘las especificaciones se encuentran a la par de los hospitales europeos’.

Girón también reveló que Sáez Llorens modificó el contrato para comprar solo el 25 % del equipamiento y la adquisición de estos dispositivos representa una inversión de $300 millones.

Sobre estos señalamientos, De León menciona que, de comprobarse alguna anomalía, ‘se pueden tomar medidas’.

Entre las alternativas que podrían aplicarse en la Ciudad Hospitalaria está no utilizar el 100% del proyecto en caso de que no sea necesario, expone el banquero que, de paso, subraya que como directivos solo aprueban el gasto que les presenta el director. La negociación de los contratos queda en manos de ellos.

CAMBIAR LA NORMA

De León considera que la Ley 51 Orgánica de la Caja de Seguro Social de 2005 requiere de ajustes. Entre los motivos para convocar a reformas es que en diez años se agotan las reservas de las pensiones.

‘En 2005 solo se hizo algo práctico, ahora se tiene que revisar la parte económica, se necesitan más ingresos que podrían conseguirse sin aumentar las cuotas a los obreros y las empresas o la edad de jubilación’, mencionó.

Crear nuevos impuestos e inyectar esos fondos o que una parte de los ingresos del Canal sean destinados a la Caja son las posibles alternativas al déficit que arrastran algunos de los programas de la CSS, según el banquero.

Los directivos también esperan que el director les presente su propuesta ante el agujero de las finanzas del programa de Invalidez Vejez y Muerte, y sobre las reformas a la ley de la Caja.

ATENCIÓN CRÍTICA

El directivo expresa que las atenciones médicas que reciben los asegurados ‘no es la mejor, es crítica’.

Menciona que hay mora en cirugías y falta de medicamentos. ‘Los procesos de aprobación son tan burocráticos. Para bajar la operaciones pendientes, si tenemos que mandar a los pacientes a las clínicas privadas lo haremos’, concluyó De León.