01 de Dic de 2022

Nacional

El contradictorio discurso oficial sobre la compra de Mi Bus

Mientras el Presidente asegura que esta semana tendrán una respuesta de la concesionaria, el ministro de Gobierno plantea que no hay fecha

El contradictorio discurso oficial sobre la compra de Mi Bus
Metrobuses circulan por la estación de El Marañón, de $9 millones.

El Ejecutivo aseguró este lunes haber remitido la semana pasada una propuesta de compra a la concesionaria del metrobús, Mi Bus, con lo que habría cumplido su palabra de hallarle ‘solución’ al problema del transporte.

El documento —cuyo contenido el presidente Juan Carlos Varela se negó a detallar— versa sobre la adquisición de las acciones de la compañía, es decir, de sus buses y su plataforma de operación, y no incluye las estaciones pagas, paradas ni los patios.

‘Eso lo vamos a comprar’, insistió Varela, en un intento por seguir guardando el secreto de la compra del metrobús, valuada ya por sus opositores entre $400 y $500 millones.

Su respuesta es vaga, tomando en cuenta la presión que ejerce el gremio de trabajadores de Mi Bus, que mantiene que la compensación establecida por el gobierno ($12.6 millones) es ‘mínima’. Ese es uno de los puntos álgidos de la transacción.

El ministro de Gobierno, Milton Henríquez, sostiene que no hay una fecha límite para decidir sobre la compra. ‘No podemos poner una fecha cierta de cierre, porque vamos a defender el valor que nos parece justo, y la vendedora el suyo’, agregó el titular.

Su palabras contrastan con las de Varela, quien ayer, en medio de una visita a la escuela pública primaria del barrio de Santa Librada, en San Miguelito, afirmó que mañana, miércoles, tendrían una respuesta.

La política del gobierno es mantener un absoluto silencio hasta que el negocio no esté en firme. Esa posición ha sido duramente cuestionada por el gremio de conductores, que desde finales de febrero insiste en que no se les toma en cuenta en las negociaciones entre las autoridades y la empresa.

EL SEGUNDO FOCO: LOS OPERADORES

Ayer, Henríquez y el director del Tránsito, Julio González, citaron al Sindicato de Trabajadores de la Empresa Transporte Masivo de Panamá para dialogar sobre la compensación que le corresponde a la plantilla laboral del metrobús.

Las autoridades dicen no entender la rebelión de los operadores, ya que, argumentan, solo se trata de una ‘transferencia de propiedad’ de manos privadas al Estado.

‘Les están mintiendo si les dicen otra cosa’, agrega el jefe de Gobierno, quien encaró el debate con los trabajadores en octubre pasado, fallidamente.

La posición del gobierno es que los operadores, en lugar de protestar, deberían hacerles llegar su cálculo.

Este domingo, Valentín Jaén, asesor legal de los operadores del metrobús, vitoreaba en la plaza de Villa Guadalupe, en San Miguelito, a los auditores del sindicato, que adelantan estudios propios, cuyos resultados preliminares resumió como ‘mucho más (alto el monto)’ que lo que el Ministerio de Trabajo propone.

Las partes se sentarán en una mesa técnica para negociar los montos.

‘La empresa no tiene las pruebas suficientes (el cómputo sobre las prestaciones de los trabajadores)’, advirtió Antenor Guadamuz, secretario general de los operadores.

La —nueva— negociación empieza hoy.