Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Nacional

Paolillo: "José Mujica fue un gobernante muy mediocre"

El director del semanario ‘Búsqueda’, comenta sobre el ampliamente celebrado expresidente charrua

Paolillo:
Claudio Paolillo

Claudio Paolillo, además de periodista y docente universitario, es director de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Justamente, su cargo dentro de la Sociedad lo trajo a Panamá, donde, hace unos días, se celebró la Reunión de Medio Año. Por ser una ocasión especial, ‘Polígrafo’ adquiere un enfoque regional.

EN URUGUAY, CUANDO DICEN ‘PANAMÁ’, ¿QUÉ CONCEPTO SE HACEN?

La idea que hay en Uruguay, y en la mayoría de los países del mundo democrático, es que Panamá es una democracia. Los panameños y sus vecinos conocen más a fondo los problemas políticos internos. En la economía, Panamá es vista como una especie de ‘joya de la corona’. Con una economía que ha venido creciendo a tasas ‘chinas’.

¿SABE QUE PANAMÁ ESTÁ ENTRE LOS DIEZ PAÍSES MÁS DESIGUALES DE LA REGIÓN?

Por supuesto. Panamá está entre esos diez, pero América Latina es la región más desigual del mundo. No sorprende que Panamá y otros países latinoamericanos vivan ese flagelo de la desigualdad.

HACE POCO EL URUGUAY TUVO LA TRANSICIÓN DE MANDO. LA IMAGEN DE JOSÉ MUJICA QUE NOS LLEGA ES LA DE ALGUIEN QUE SALIÓ CON MUCHO CARIÑO DEL PUEBLO...

El presidente Mujica se fue hace unos días, luego de dejar el mandato constitucional, con un 68% de aprobación. El Dr. Tabaré Vásquez y su partido, ambos son del Frente Amplio, ganó las elecciones con el 48% de los votos. Mujica se fue con 20% más de aceptación que los votos de su partido. ¿Cuál es la razón de esto? En el mundo en general, en América Latina y Uruguay, hay una demanda de autenticidad, honestidad y austeridad.

¿ESO LO REFLEJABA ÉL?

Él era una persona auténtica. Estuvieras o no de acuerdo con él, decía lo que pensaba sin ninguna duda. Él vivía como decía que había que vivir. No es cuento que vivía en una vivienda muy humilde. No fue al palacio presidencial. Vivía como el común, incluso más abajo que cierta parte del pueblo. Es un hombre honesto, no hay una sola denuncia de corrupción en sus cinco años de gobierno. Donaba el 80% de su sueldo para construir viviendas a los más pobres. Incluso, para los opositores a él, era muy difícil decir: ‘Él era un hombre malo’. Uno podría discrepar política o ideológicamente con él, pero no se podía discrepar con la persona.

ME IMAGINO QUE ESTO LE BENEFICIÓ AL PRESIDENTE VÁSQUEZ...

Sin duda. Mujica fue el hombre más votado del Uruguay. Su lista al senado fue la que sacó más votos. Tiene más de la mitad de las bancas del partido de gobierno.

¿QUÉ RETO LE DEJA AL NUEVO PRESIDENTE?

Le levantó el listón.

¿TABARÉ VÁSQUEZ PODRÁ IGUALARLO?

‘Por sus frutos lo conocereís’, como dice la sentencia bíblica. Son dos personas distintas.

ÉL MISMO LO HA DICHO...

Es evidente que Tabaré Vásquez– un médico oncólogo, no fue guerrillero como Mujica, no vive en una casa como la de Mújica (vive en una casa de clase media-alta)– es un empresario médico. No es millonario, pero tiene un buen pasar. Tienen dos estilos, completamente, distintos. Mujica es completamente informal, jamás se puso una corbata durante su presidencia. Iba a las inauguraciones de sus ministros en sandalias, con pantalones cortos. Tomaba whisky en los boliches [bares] de la ciudad, donde va el pueblo común. Era una persona que se autodefine como alguien del pueblo. No es que Vásquez esté alejado del pueblo, obtuvo la aprobación del 48% del pueblo que lo votó, pero es un presidente del estilo más tradicional: es más formal, se viste de traje y corbata, y, además, es mucho más formal, en cuanto, a la liturgia del poder.

¿LOS PRESIDENTES COMO MUJICA NO DEBERÍAN SER LA NORMA Y NO LA EXCEPCIÓN?

En cuanto a la austeridad, la honestidad y la autenticidad, sí.

HABLAMOS DE MUJICA COMO PERSONA, PERO, ¿QUÉ TAL FUE COMO GOBERNANTE?

Muy mediocre. La gestión de gobierno de Mújica no fue buena. Él empezó diciendo ‘¡educación, educación, educación! Tenemos que esforzarnos en reforzar la educación’. Y la educación empeoró.

¿FUE UN ENGAÑO, ENTONCES?

No, no fue un engaño. Lo dijo sinceramente y, luego, no supo o no pudo arreglar el problema, por razones de gestión. Así como era una persona auténtica y honesta; también es un muy mal gestor: no sabe administrar. En materia de valores, lo respeto, pero como gestor no lo elegiría. La aprobación que ya mencioné, no es a su gestión; sino a la persona. Cuando se pregunta sobre la gestión, la aprobación baja.

¿LA CLAVE PARA URUGUAY ES QUE LA POLÍTICA NO GENERA TANTAS PASIONES?

¡No, no! En Uruguay las cosas apasionantes son la política y el fútbol.

UNO VE EL URUGUAY Y SE VE UN PAÍS MUY ESTABLE...

¡Sí, sí! Pero la política es una pasión. No quiere decir que andemos a los balazos. Luego de la dictadura militar, que terminó en 1985, en los seis gobiernos que le han seguido, este es el séptimo, pasaron los tres partidos grandes por el poder (el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Frente Amplio). Los presidentes anteriores cumplieron el mandato constitucional de cinco años, le entregaron el poder al candidato que ganó en elecciones libres y justas, en el momento en que marcaba la Constitución. Todos han cumplido, en esencia, con esos principios básicos: Hubo elecciones libres, separación de poderes, jueces independientes, y libertad de expresión plena, y respeto a los derechos humanos.

¿’LIBERTAD DE EXPRESIÓN PLENA’? ¿SÍ SE CONSIGUE?

Bueno... Plena. A ver, a ver. Plena en cuanto a que no hay presiones del gobierno.

PERO, TAL VEZ, SÍ DEL SECTOR PRIVADO...

Exactamente. Cuando me refiero a eso, es que el gobierno no interfirió, como en otros países, en el ejercicio del periodismo.

AHORA QUE MENCIONA LA LIBERTAD DE PRENSA Y LA EMPRESA PRIVADA; A VECES NOS ENFOCAMOS EN QUÉ HACEN LOS GOBIERNOS, QUE NO VEMOS LAS PRESIONES...

¡Sí las vemos! Vemos y sufrimos.

¿CUÁLES SON PEORES?

Son las dos malas; pero uno puede prescindir de las presiones de los privados, porque se trata de los anunciantes que te amenazan con quitar el anuncio. Si uno tiene los principios bien asentados uno puede decir: ‘Si esto es verdad, voy a publicarlo de todas maneras, y puedes retirar el anuncio si quieres’. Eso es muy malo y es un ataque a la libertad de expresión. Pero cuando un gobierno, con todo el poder del Estado (Fuerzas Armadas, Inteligencia, Policía) está presionando, no es solo un ataque a la libertad de expresión; sino, también, es un totalitarismo.

¿AL URUGUAY, QUÉ SE LE PUEDE MEJORAR?

Muchas cosas.

¿CÓMO QUÉ?

Uruguay no es un país desarrollado ni nada por el estilo. Está en Latinoamérica y es un país subdesarrollado, con enormes falencias en seguridad pública. Uruguay sigue siendo de los más seguros de América Latina, pero si nos comparamos con nuestro propio pasado, estamos, evidentemente, muy desmejorados. Hay mucha más rapiña, la seguridad en la calle es muy distinta a hace 30 años, cuando se podían dejar puertas y ventanas abiertas. Eso ya no existe: estamos llenos de alarmas y rejas.

¿NO ES UNA CONSECUENCIA DE LA GLOBALIZACIÓN?

Seguramente, porque ahora hay ‘importación’ de delincuentes que vienen de Buenos Aires (Argentina) que está a media hora de avión y a nada en auto. Seguramente hay una cosa que no corresponde solo a Uruguay.

LOS VECINOS, ARGENTINA Y BRASIL, ¿CÓMO LOS VE?

Son dos enormes problemas para Uruguay.

¿LE PESAN?

¡Toda la vida! Desde que Uruguay nació a la vida independiente, nació por una guerra entre Argentina y Brasil por ese pedacito de territorio que era disputado por ambos. Brasil decía que el Río de la Plata era su frontera oriental, y Argentina decía que la Banda Oriental (así se llamaba), era una provincia de Argentina. La independencia del Uruguay no la forja una revolución de uruguayos. No había uruguayos. Uruguay se llama República Oriental del Uruguay y nació de un acuerdo en Río de Janeiro entre argentinos, brasileros e ingleses que era la potencia del momento.

LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS MARCARÁ UN HITO: CUBA Y ESTADOS UNIDOS JUNTOS. ¿CÓMO LO VEN USTEDES?

Pienso que el paso que dio el presidente Barack Obama fue positivo. El embargo nunca sirvió, para nada, a los efectos de que Cuba volviera a ser una democracia. Al contrario, fue un pretexto de los hermanos Castro para decir que están aislados, bloqueados y que los Estados Unidos no les permiten comerciar, lo cual no es cierto, porque no es un bloqueo general, es un embargo de Estados Unidos a Cuba, que no le impide comerciar con Asia, Europa y América Latina. Obama dio un paso valiente y en la dirección correcta. A medida en que las relaciones comerciales entre ambos mejoren, que más estadounidenses puedan visitar la isla y uno pueda llevar un Iphone , que no lo tienen, y comiencen a conocer el mundo moderno, que no lo conocen, porque están viviendo un régimen atrasadísimo, ellos mismos van a propiciar el cambio. El cambio se dará cuando muera Fidel Castro, eso fue así, como ocurrió en España, cuando murió Francisco Franco.

DICEN QUE FIDEL YA ESTÁ MUERTO...

No, yo creo que no [risas]. Está viejo; pero está vivo [risas]...

¿QUÉ LE QUEDA AL COMUNISMO?

El comunismo está muerto.

¿QUÉ HACE VENEZUELA CON CUBA NEGOCIANDO AHORA CON LOS ESTADOS UNIDOS?

Quedan en mala posición. Ahora que Cuba negocia con Estados Unidos, ¿cómo Nicolás Maduro puede acusar al imperio? Cuba está traicionando a Venezuela. Quedan una posición realmente mal acomodada, por lo menos en el discurso.

¿CÓMO CUBA CON EL FIN DE LA UNIÓN RUSA SOCIALISTA SOVIÉTICA (URSS)?

Fidel Castro es el tipo más influyente de la historia de América Latina en el Siglo XX. Es el hombre que más ha influido en toda la región, y sigue influyendo. El propio Tabaré Vásquez, antes de anunciarse como candidato, fue a La Habana. Ahí te dan el imprimatur de que eres un hombre de izquierda. Todavía sigue siendo así en las izquierdas de Latinoamérica. Como fue el primer país que se alzó contra el imperio, a cien millas, entonces hay una nostalgia romántica por un desastre que se dio, desde el punto de vista de la sociedad; pero hay una visión romántica de la izquierda latinoamericana, con respecto a Cuba, que se mantiene y que terminará cuando se termine, físicamente, Fidel Castro.

¿VA LA LIBERTAD DE PRENSA POR BUEN CAMINO?

Esperanza siempre hay y siempre hay que luchar para mantenerla. Estamos atravesando una situación muy difícil por la violencia en contra de periodistas, por los gobiernos autoritarios que imponen leyes en contra de la libertad de expresión. Incluso, en Estados Unidos, que otrora era el faro de la libertad de prensa. Desde los atentados a las Torres Gemelas del 2001, se viola la primera enmienda todos los días: Se espía a los periodistas, a las fuentes, que se retraen. No hubiese habido Watergate en Estados Unidos, si Richard Nixon, en 1972, hubiese tenido el poder que tiene Barack Obama ahora para saber quién habla con quién. Para saber con quién hablan los periodistas. Si Nixon hubiera sabido que Woodward hablaba con el número dos del FBI, a los dos minutos se acaba la investigación del Watergate. Ahora, el gobierno espía; el congreso lo aprueba; la justicia, lo tolera; y la sociedad lo acepta. ¿Qué acepta? Poner por encima la seguridad y por debajo la libertad. Antes no era así.